¿Resucitó Jesús de entre los muertos?

Por, Matt Slick

Esta es una de las preguntas más importantes de toda la historia de la humanidad. Si Jesús resucitó de entre los muertos, entonces, lo que Él dijo acerca de Sí mismo, es verdad. Si no resucitó de entre los muertos, entonces, lo que dijo acerca de Sí mismo es una mentira.

Jesús afirmó ser el único camino a Dios (Juan 14:6: "Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"); afirmó ser capaz de perdonar pecados (Lucas 5:20: "Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados"); afirmó ser divino (Juan 8:24: "Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis". Juan 8:58: "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy". Comparar con Éxodo 3:14: "Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros"). Por lo tanto, Sus afirmaciones extraordinarias están entrelazadas con Su resurrección.

Claro está que una cosa es “decir” que Jesús resucitó de entre los muertos y otra cosa es probarlo. Pero el problema es que no podemos probar que Él sí resucitó. Y la razón es que los documentos que lo describen a Él, tienen 2.000 años. A lo mejor, todo lo que podemos hacer es mirar esos documentos para determinar si estos son fiables y veraces. Si lo son, entonces simplemente lo que necesitamos hacer es estudiarlos para ver si estos, apoyan Su resurrección o no. Es decisión individual aceptar o rechazar las afirmaciones presentadas en esos documentos.

Esto se convierte en un tema importante ya que las presuposiciones de una persona regirán la forma como interpreta los datos. Si una persona presupone que Dios no existe, o que los milagros no pueden suceder, entonces, sería prácticamente imposible convencer a la persona de que la resurrección de Jesús sí ocurrió. ¿Cuáles son entonces sus presuposiciones? ¿Le permiten sus presuposiciones mirar objetivamente la evidencia para llegar a una conclusión “imparcial” acerca de esta?

En mi artículo, “¿Podemos creer en el Nuevo Testamento como un documento histórico?”, cubro la necesaria información para validar al Nuevo Testamento como fiable y veraz, el cual hoy día nos han llegado a nosotros. Si está interesado en leer un examen más detallado acerca de esto, siga por favor, el enlace. Sin embargo, aquí se revisará la información en forma breve.

El Nuevo Testamento es confiable

Primero: Los documentos del Nuevo Testamento tienen un alto grado de confiabilidad, aún más que cualquier otro conjunto de documentos antiguos en existencia. Los documentos del Nuevo Testamento son 99.5% textualmente puros. Esto significa que existen menos del 0,5% de errores sobre el 1% del total de las 26.000 copias que tenemos de los diferentes documentos incluidos en el Nuevo Testamento. Adicional a esto, la increíble repetición de copias y su casi 100% de acuerdo entre estas, que podemos fácilmente concluir que la transmisión de los documentos hasta nosotros ha sido extremadamente fiable. Si alguien fuera a descartar estos documentos afirmando que los mismos están corruptos, entonces, deberá también arrojar a la basura los documentos de Platón, Sócrates, Aristóteles y muchos otros debido a que ninguno de estos se acercan siquiera ni al número de manuscritos en existencia, su confiabilidad o la presión de las copias que tenemos de los documentos del Nuevo Testamento.

Segundo: Debido a que los documentos son confiables, debemos entonces examinarlos para determinar si el contenido apoya o no la resurrección de Jesús. En este punto, se facilita demostrarlo debido a que, en definitiva, la Biblia enseña que Jesús resucitó de entre los muertos; y existen muchas Escrituras que así lo enseñan:

  • Lucas 24:5-6: “y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? 6 No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea”.
  • Juan 2:19-22: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo. 22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho”.
  • 1ª Corintios 15:3-4: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”.

¿Resucitó Jesús de entre los muertos? De acuerdo a la Biblia, sí resucitó.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison