¿Resucitó Jesús por Sí mismo o lo resucitó Dios?

Antes de que esta pregunta pueda ser directamente respondida, debemos primeramente estar de acuerdo lo que queremos decir cuando mencionamos a Dios; y también estar de acuerdo acerca de la naturaleza de Jesús. Por Su misma naturaleza, Jesús, es Dios: “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,” (Fil 2:6). Dios, no es una persona, sino que es un título dado a la naturaleza divina. Hay un solo Dios; una sola naturaleza divina.

Naturaleza divina de Jesús

  • Deuteronomio 6:4: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.”
  • Isaías 44:6: “Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios.”

Sin embargo, las personas confunden con frecuencia el título “Dios” como si el mismo se refiriera solamente al Padre. La segunda y tercera persona de la Trinidad, el Hijo y el Espíritu Santo, son también Dios:

  • Hebreos 1:8: “Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino.”
  • Hechos 5:3-4: “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? 4 Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.”

Hay por lo tanto, un solo Dios, el cual existe en tres personas y estas, son todas distintas:

  • Mateo 3:16-17: “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”

Todos equivalen al único Dios. La naturaleza divina no puede ser subdividida ya que la misma es infinita; y lo que es infinito no se le puede restar ni agregar. Aunque existe un solo Dios en tres personas, la persona de Jesucristo tiene dos naturalezas. Él tiene Su naturaleza divina, la cual ya fue demostrada anteriormente.

Naturaleza humana de Jesús

  • Jesús, nació:
    • Mateo 2:1: “Cuando Jesús nació en Belén de Judea…”
  • Fue hecho humano:
    • Juan 1:14: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”
  • Sufrió física y emocionalmente:
    • Hebreos 5:7-8: “Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;”
  • Aun, después de Su ascensión es llamado “hombre”:
    • 1ª Timoteo 2:5-6: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.”
  • Jesús podía operar fuera de Su naturaleza humana o divina. Como hombre, y después de resucitar en cuerpo glorificado, Él comió:
    • Lucas 24:42-43: “Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. 43 Y él lo tomó, y comió delante de ellos.”
  • Como Dios, Él calmó una tempestad:
    • Mateo 8:26: “Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.”

Por lo tanto, mientras que el cuerpo de Cristo estuvo muerto, Él permaneció vivo, ya que Dios no puede morir. Esto no debería causar sorpresa, ya que el alma del ser humano permanece aunque esté ausente del cuerpo:

  • 2ª Corintios 5:8: “pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.”

El alma humana de Jesús permaneció en el estado en que todas las almas de los humanos permanecen mientras están ausentes del cuerpo, mientras que Su substancia divina permaneció inmutable:

  • Hebreos 13:8: “Porque yo Jehová no cambio…” (Mal 3:6). “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.”

Por lo tanto, fue totalmente posible que Jesús, a través de Su naturaleza divina, aun mientras que Su cuerpo humano permanecía muerto, ¿pudo haber demostrado Su poder a través de la resurrección? ¡Totalmente! Jesús, hablando de Su cuerpo, dice:

  • Juan 2:19: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.”

Ciertamente fue Dios quien resucitó Su cuerpo:

  • Romanos 10:9: “… y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos…”
  • 1ª Pedro 1:21: “y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.”

Pero las Escrituras enseñan que también el Padre lo resucitó:

  • Gálatas 1:1: “Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos),”
  • Efesios 1:17, 20: “17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,”

Aun, la misma Escritura dice que el Espíritu Santo lo resucitó:

  • Romanos 8:11: “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

Por lo tanto, el acto de resucitar a Jesús de entre los muertos, no fue simplemente la operación de una sola de las personas en la Trinidad, sino que fue un hecho cooperativo llevado a cabo por el poder de la divina substancia. El hecho de que la Biblia enseña que Dios resucitó a Jesús y que Jesús se resucitó a Sí mismo, es simplemente otro testimonio para la divinidad de Cristo.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

________________________

Ver Artículos Relacionados

 

 

 

 
 
CARM ison