¿Se contaminó Jesús al ser puestos sobre Él los pecados de la humanidad?

Por, Carlos E. Garbiras

El siguiente artículo y video, es una respuesta a una inquietud enviada por un hermano y que tiene que ver con los pecados que llevó nuestro Señor, Dios y Salvador. Leamos su correo y la debida respuesta. Esperamos que si una persona le pregunta sobre esto, como cristianos sepamos dar, "razón de la esperanza que hay en nosotros":

  • 1ª Pedro 3:15: "sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros".

Correo electrónico: "Dios bendiga hno. Carlos
expliqueme algo aqui
por favor...Como es que el pecado de toda la humanidad fue puesto sobre EL CRISTO en la cruz en su cuerpo, ahora bien como y que efecto hizo esto en Nuestro Salvador los contamino, hasta donde entro el pecado hasta su corazon espiritu alma o solamente su sangre etc o solamente sobre o esto es una metafora usada como una carga de una pena o esto fue literalmente? saqueme de la duda por favor
"

Respuesta de MIAPIC:

Hola *****:Cordial saludo.Con relación a sus inquietudes vamos a estudiarlas y a responderlas bíblicamente. Recordemos rápidamente, que los sacrificios del Antiguo Testamento, eran sólo sombra del sacrificio perfecto que habría de llevarse a cabo en la persona de Jesús, los cuales sacrificios sólo cubrían el pecado de los israelitas. Y para esto, analizaremos, en qué consistía el día de la expiación.

En el Antiguo Testamento

1. El día de la expiación

El día de la expiación era especial, ya que se hacía una vez al año, y se expiaba, primeramente, tanto los pecados del sacerdote que realizaba esta ceremonia, como los pecados del pueblo israelita posteriormente. Si el sacerdote no expiaba su pecado, simplemente moriría en el lugar santísimo (Por favor, tenga a mano su Biblia abierta, en Levítico 16).

Leamos la advertencia del Señor, acerca del sacerdote:

  • "2 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio. 3 Con esto entrará Aarón en el santuario: con un becerro para expiación, y un carnero para holocausto” (Énfasis añadido).

El “santuario detrás del velo” era, simplemente, el lugar santísimo, lugar en el que entraba el sacerdote una sola vez al año para expiar el pecado, de él y el del pueblo. Pero esto (el de entrar en el lugar santísimo) lo hacía después de su limpieza por él y por su casa (v. 5).

En el pasaje se mencionan tres animales: Uno (1) para la expiación de él y su casa y los otros dos así: Un (1) animal para expiación y uno (1) para holocausto.

De acuerdo a la Escritura estos animales en los sacrificios presentados a la puerta del tabernáculo, prefiguran simbólicamente al Cordero, el cual es, Jesús. Es importante entender que esto es, solamente, una prefiguración del cordero que había de venir en el Nuevo Testamento, y NO debe tomarse literalmente.

2. ¿Qué hacían Aarón o los sacerdotes cuando llevaban a cabo la expiación?

  • Levítico 16:21-22: “21 y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. 22 Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto”.

Después de expiar el pecado de ellos, Aarón o cualquiera de los sacerdotes que llevaban a cabo esta ceremonia, ponían "sus dos manos sobre la cabeza" del animal, y confesaban sobre este animal, "todas las iniquidades de los hijos de Israel..." (v. 21), y posteriormente, (v. 22) uno de estos dos animales (el escogido), era dejado en el desierto.

El acto simbólico de colocar las dos manos del sacerdote sobre el animal, era de una simple transferencia. El pecado se transfería o transmitía al animal, y al hacerse esta transferencia, el animal se convertía en el substituto de ellos. Pero esta transferencia no indicaba que el animal cambiaría su naturaleza o que algo en el interior del animal fuera a ser diferente. Esta transferencia del pecado, aunque simbólica, representaba la substitución del animal por ellos, como veremos lo que hizo Jesús en el Nuevo Testamento. Que los pecados, tanto del sacerdote como del pueblo serían cubiertos por Dios a través de este animal en la expiación.

Pero, ¿qué se hacía con el otro animal?

Leamos el v. 27:

  • “Y sacarán fuera del campamento el becerro y el macho cabrío inmolados por el pecado, cuya sangre fue llevada al santuario para hacer la expiación; y quemarán en el fuego su piel, su carne y su estiércol”.

El acto de sacar "fuera del campamento" al primer animal, representaba también la eliminación del pecado del pueblo de Israel. El otro animal (el que la Biblia RV60 llama), “el macho cabrío” habría sido inmolado/sacrificado previamente por el pecado del pueblo, y la sangre derramada al momento del sacrificio de este animal, era “llevada al santuario para hacer la expiación”.

Concluimos pues, brevemente, que en esta expiación anual, se utilizaban tres animales: Dos eran sacrificados: Uno por los pecados del sacerdote y su casa; y el otro, era sacrificado por los pecados del pueblo, y su sangre derramada en el sacrificio, era usada para hacer expiación en el santuario. El tercer animal, no era sacrificado, sin embargo, los pecados de todos, eran transferidos al animal, el cual era soltado, posteriormente en el desierto.

El significado de expiar

¿Qué significa entonces, la expiación?

Expiar, del hebreo "kafár", es, "raíz primaria; cubrir (específicamente con betún); figurativamente expiar o condonar, aplacar o cancelar:- anular, apaciguar, aplacar, corregir, evitar, (hacer) expiación, expiar, limpio, pacto, perdonar, propicio, purificar, reconciliación, reconciliar, satisfacción".1

En palabras simples: Dios, en la expiación condonaba/perdonaba los pecados de Israel; aplacando/apaciguando así, Su ira.

¿Existen otros ejemplos en el Antiguo Testamento aparte de la expiación anual?

Sí. Indudablemente existen otros ejemplos de expiación, que tipifican al Cordero del Nuevo Testamento:

  1. El del huerto del Edén
    1. Génesis 3:21: “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió”.
      1. Si Dios vistió “al hombre y a su mujer” con “túnicas de pieles” es porque tuvo que haber un sacrificio de animales. ¿No le parece? Y si así fue, Adán tuvo que aprender la lección de parte de Dios de que el hombre, por sus obras (en este caso, los delantales hechos de hojas de higuera), jamás podría, ni podrá, quitar sus pecados. Dios demandaba un sacrificio, pero con derramamiento de sangre. A Su manera. Lo que demuestra aquí, la soberanía de Dios.
  2. El de la pascua judía y su institución
    1. Éxodo 12:3: “Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia”.
      1. 2.1. ¿Para qué instituyó Dios esta pascua?
        1. Éxodo 12:30: “Porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová”.
  3. La expiación
    1. NOTA: Ver párrafos anteriores donde se explica, basado en Levítico 16, esta expiación.

Indudablemente que sí eran ofrecidos animales en el Antiguo Testamento para expiación de los pecados.

Pero, ¿qué tiene qué ver esto con el Nuevo Testamento? ¿Por qué tengo que aprender acerca de esos sacrificios en el Antiguo Testamento que involucran animales y sangre?

Porque los sacrificios del Antiguo Testamento tipifican al Cordero de Dios o al Cordero Pascual. Si no comprendemos lo que eran estos sacrificios en el Antiguo, no comprenderemos el sacrificio de Dios al encarnarse en la persona de Jesús para que Él mismo presentara un sacrificio por los pecados del mundo. Sacrificio que, obviamente, tiene que ser primeramente creído y aceptado para perdón de nuestros pecados en forma individual.

Entonces, ¿fueron puestos o no los pecados sobre Jesús?

Las Escrituras claramente enseñan que el Señor se convertiría en substituto del ser humano, y de hecho, reemplazaría a los animales ofrecidos cientos de veces por los israelitas en el Antiguo Testamento:

  1. Jesús es el substituto del hombre
    1. Desde el Antiguo Testamento
      1. Salmos 69:9: “Porque el celo por tu casa me ha consumido, y los vituperios de los que te injurian han caído sobre mí”.
      2. Isaías 53:5: “Mas Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por sus heridas hemos sido sanados”.
    2. En el Nuevo Testamento
      1. 1ª Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”.
  2. Jesús es, “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”
    1. Antiguo Testamento:
      1. Isaías 53:7 (La Biblia de las Américas [LBLA]): “Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió El su boca”.
    2. Nuevo Testamento
      1. Juan 1:29, 36: “29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. 36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios”.
  3. Cristo y Su sangre como cordero, nos rescató de nuestra “vana manera de vivir”
    1. 1ª Pedro 1:18-19: "18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”.
  4. Jesús es la pascua de aquellos que hemos creído
    1. 1ª Corintios 5:7: “Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros".
  5. Cristo es el Cordero en Apocalipsis
    1. (Leer los siguientes textos: Apocalipsis 7:9; 12:11; 13:8; 14:1; 15:3; 17:14; 19:9; 21:22).

Basados en los pasajes anteriores, y por lógica, entendemos que el pecado (o pecados) de la humanidad sólo fueron PUESTOS sobre Cristo, de la misma forma como el pecado por el pueblo de Israel era puesto sobre el cordero.

¿Significa esto, que Cristo, se contaminó en Su ser interior al “llevar los pecados de muchos”?

La Escritura en ningún lugar enseña que, debido a que Cristo llevó nuestros pecados, Él se contaminó en Su interior. Sabemos, por lo que dice la Escritura que Dios es Santo y que Él exige un sacrificio perfecto, sin mancha, sin contaminación. Si Cristo se hubiera contaminado con nuestro pecado, Dios, NUNCA hubiera aceptado este sacrificio.

  1. Cristo, sólo llevó nuestros pecados. No se contaminó en Su interior con ellos
    1. 1ª Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”.
      1. En griego, “llevó” es, “anaféro” de G303 y G5342; tomar arriba, recoger (literalmente o figurativamente):- ofrecer, llevar.
  2. Cristo fue ofrecido
    1. Hebreos 9:28: “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”.
  3. Cristo, “apareció para quitar nuestros pecados”
    1. 1ª Juan 3:5: “Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él”.
      1. NOTA: Si volvemos a leer nuevamente el versículo, este dice, “y no hay pecado en él”.
  4. Cristo, cuando aparezca “por segunda vez”, lo hará, pero “sin relación con el pecado”
    1. Hebreos 9:28: “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”.
      1. Esta expresión significa que, en la encarnación del Dios vivo y verdadero, Éste apareció por el pecado. Pero esta segunda vez no lo hará así porque el pecado ya fue quitado de Sus hijos. Más bien, en Su segunda venida, se terminará de llevar a cabo la totalidad de Su obra en el creyente, y claro está, el juicio del impío.

CONCLUSIÓN

  1. Dios Padre, desde el mismo Antiguo Testamento prefigura el sacrificio de Dios Hijo en la persona de Jesús como el Cordero de Dios, la Pascua de los que hemos creído y obviamente, el substituto de todos aquellos que hemos creído y recibido Su sacrificio.
  2. Que Jesús, aunque llevó nuestros pecados, NO se contaminó con ellos, ni antes ni después en la cruz del calvario. Si así hubiera sido (el que se hubiera contaminado), Dios mismo NO hubiera aceptado un sacrificio con mancha, contaminado e inaceptable debido a Su misma Santidad.
  3. Por lo tanto, nuestro Señor siguió siendo puro y sin mancha aun, cuando todo el juicio de Dios cayó sobre Él por nuestra culpa.

¡Bendito sea el Señor por Su sacrificio!

  • 1. e-Sword]

 

 

 

 
 
CARM ison