¿Se deberían hacer o no imágenes?

Éxodo 20:4-5; Levítico 26:1; Deuteronomio 5:8; 27:15 y Éxodo 25:18; 37:7-8

  1. No te harás imagen
    1. Éxodo 20:4-5: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,”
    2. Levítico 26:1: “No haréis para vosotros ídolos, ni escultura,  ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella; porque yo soy Jehová vuestro Dios.”
    3. Deuteronomio 5:8: “No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.”
    4. Deuteronomio 27:15: “Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación a Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.”
  2. Harás imágenes
    1. Éxodo 25:18: “Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.”
    2. Éxodo 37:7-8: “Hizo también los dos querubines de oro, labrados a martillo, en los dos extremos del propiciatorio. 8 Un querubín a un extremo, y otro querubín al otro extremo; de una pieza con el propiciatorio hizo los querubines a sus dos extremos.” (Ver también: Éxodo 26:1, 31; 36:8; 1º Reyes 6:23-35).

Algunos interpretan las prohibiciones como refiriéndose a imágenes con el propósito de representar al Dios Trino. Estos querubines ordenados por Dios para ser colocados sobre el Arca del Pacto y en el Lugar Santísimo (2 Cr 3:10), dentro del tabernáculo y posteriormente en el Templo no estaban hechos a “semejanza” de ningún ser creado; su diseño era solamente ideal. Es evidente entonces que ni hacer los querubines, ni los otros casos en que se hizo alguna imagen que se citan fue una violación del segundo mandamiento. En cada caso citado estaba ausente el fin idólatra al que se dirigía la prohibición.

 

Este artículo también está disponible en: Ingles, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison