¿Se puede decir si alguien es salvo o no?

Indudablemente que el único que puede mirar en el corazón de una persona y determinar si es o no salva, es Dios. Pero aun así, existen dos cosas que humanamente podemos examinar: la profesión de fe y las acciones.

Primero que todo, un cristiano después de ser salvo, afirmará, defenderá y confesará las doctrinas básicas  bíblicas, necesarias y fundamentales del cristianismo, tales como la Trinidad, la deidad de Cristo, Su resurrección física, la justificación por gracia sólo y a través de la fe, etc. Ahora bien, si alguien niega que Jesús resucitó en un cuerpo físico, no espiritual, pero transformado o niega la justificación por la gracia sólo a través de la fe y otras doctrinas cristianas fundamentales, rehusando afirmar estas verdades bíblicas aun después de ser enseñadas apropiadamente, entonces, podemos decir confiadamente, que tal persona no es salva.

Tome por ejemplo las palabras de Jesús en Juan 8:24: “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.” Aquí, Jesús está usando el nombre divino de Dios, “YO SOY”, haciéndose igual a Dios mismo,1 evidenciándolo nuevamente en Juan 8:58: “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.”2 (Éxodo 3:14: “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.”)3 La deidad de Cristo —Dios en carne (Col 2:9)— es una doctrina necesaria en la fe cristiana. Por lo tanto, si alguien negara abiertamente tal doctrina fundamental, podremos afirmar plenamente que esta persona no es salva.

Segundo, las acciones de una persona necesitan ser examinadas para ver si estas son consistentes con su profesión de fe. Dice 1ª Juan 2:4: “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;” Así, si alguien profesa ser un cristiano y todavía se comporta de una forma contraria a esa profesión, entonces, dudaríamos de su salvación.

Digamos entonces que alguien confiesa a Cristo como salvador, pero abierta y reiteradamente se encuentra involucrado en una relación adultera. Tal falta de convicción de pecado y abandono de la lucha contra este pecado, es de hecho, una indicación de que la persona no tiene el Espíritu de Dios dentro de ella. Esto será evidencia de que tal persona no es salva.

Finalmente, debemos tener mucho cuidado de no juzgar precipitadamente. Es algo muy serio decir que alguien es o no salvo. Si Ud. no está seguro acerca de la salvación de alguien, debe entonces orar por la persona pidiéndole a Dios  que trabaje en esa vida y pedirle al Señor sabiduría para él/ella.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. YO: “ἐγώ” (egó). Pronombre primario de la primaria pers. yo (solo expresado con énfasis):- mí, mío.

    SOY: “εἰμί” (eimí) primario pers. singular presente indicativo; forma prolongada de un verbo primario y defectivo; yo existo (usado solo cuando es enfático):- ser. (Tomado de e-Sword).

  • 2. Ibíd.
  • 3. Ibíd.

 

 

 

 
 
CARM ison