¿Se refiere “la mujer” a mujeres como “el hombre” se refiere a maridos?

Por, Matt Slick

  • 1ª Timoteo 2:9-15: “Asimismo que las mujeres (gune) se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, 10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres (gune) que profesan piedad. 11 La mujer (gune) aprenda en silencio, con toda sujeción. 12 Porque no permito a la mujer (gune) enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre (andros), sino estar en silencio. 13 Porque Adán fue formado primero, después Eva; 14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer (gune), siendo engañada, incurrió en transgresión. 15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia”.

El texto anterior fue visto en profundidad en el artículo, ¿Es “una mujer”, una persona específica la que Pablo tenía en mente?. En este artículo, miraremos la segunda idea que aparece en el artículo en mención:

2. “la mujer” se está refiriendo en forma general a "esposas", y “el hombre”, se refiere en forma general a maridos

Aunque en los versículos anteriores, no existe nada en el texto que sugiera que Pablo, específicamente, se estuviera dirigiendo a esposas, la referencia en el v. 13, a Adán y Eva, ha sido afirmada por algunos como refiriéndose a la relación marital. Si lo miramos de esa manera, Adán representaría a los maridos; y Eva a las esposas. Si este fuera el caso, entonces, las esposas no están para enseñar o ejercer autoridad sobre sus maridos. Aun así, algunos podrían decir entonces, que esto permitiría a una mujer, ser pastor o anciano. Pero esto, presentaría un problema si tenemos en cuenta la opción de que "la mujer" en mención, estaba predicando la Palabra de Dios en el púlpito, lo cual, y por definición, es un acto de autoridad, y le estaría entonces enseñando a su marido y ejerciendo autoridad sobre él, si el mismo, estuviera sentado en la congregación escuchando el mensaje. Pero para poder sostener una fidelidad bíblica con respecto a esta posición, o bien, "la mujer", no podría predicar mientras él estuviera sentado allí (a menos que ella enseñara y ejercitara autoridad sobre él), o él tendría que abandonar el lugar cuando le tocara predicar a ella. ¿Podría seriamente considerarse esta opción? ¿Tendría un marido que decir: “Disculpen, mi esposa está predicando y no puedo estar dentro de la iglesia”? Esta posibilidad es ridícula y demuestra, de acuerdo a esta interpretación, que la posición egalitaria no funcionaría.

No podemos dejar de considerar la referencia a Adán y Eva, ni tampoco podremos dejar de notar, que Adán fue creado primero. Esta podría ser, muy bien, una referencia a la primogenitura, la enseñanza bíblica de que el primogénito tiene preeminencia y autoridad en la familia, particularmente, sobre aquellos que son después que él. Muchos egalitarianos ignoran el hecho de que Pablo afirma que Adán fue creado primero. Por lo tanto, el énfasis no parece ser de una relación de marido y mujer, sino una relación establecida por el orden creado a la luz de la primogenitura. Por lo tanto, el texto no exige una referencia a las mujeres o esposas en general y a los maridos u hombres en general. Más bien, parecería que lo mejor es decir que Pablo está enseñando acerca de hombres y mujeres en general.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

 

 

 

 
 
CARM ison