Sectas y grupos no cristianos

Las sectas son un desarrollo relativamente nuevo en la escena cristiana. Aunque ha habido desviaciones de la verdad a través de los siglos, no ha sido sino hasta los últimos dos siglos que las sectas han proliferado. Desde comienzos del siglo XIX varios miles de sectas han surgido, contando solamente los Estados Unidos. Algunas de las más promienentes son el mormonismo, los testigos de Jehová, la Ciencia Cristiana, la Escuela Unitaria de la Cristiandad, el Camino Internacional, el Cristadelfismo, la Iglesia de Unificación, la Iglesia de la Cientología, los Niños de Dios, la Fundación Cristiana Alamo, La Granja y la Fundación Roy Master de Entendimiento Humano.

Lo que hace errónea a una secta es lo que enseña. Las sectas se desvían lo suficiente de la verdad bíblica como para hacer imposible la salvación de quienes la siguen. Además, en lagunas sectas hay a menudo una especie de control cohercitivo o "lavado de cerebro". Por ejemplo, entre los Testigos de Jehová un tipo de técnica de "lavado de cerebro" empleada es hacer que los miembros asistan a reuniones del grupo entre tres y cinco veces por semana. En tales reuniones son adoctrinados una y otra vez para negar la Trinidad, la divinidad de Jesucristo, y la naturaleza personal del Espíritu Santo. Se les entrena tan bien en sus creencias teológicas aberrantes, que el Testigo de Jehová promedio puede fácilmente ganarle una discusión al cristiano promedio. Su organización gobernante, la Sociedad Atalaya de Biblias y Tratados, piensa por sus miembros, les dice qué hay que creer, y emplea incorrectamente la Biblia para apoyar su posición.

Todas las sectas yerran en una o más de las siguientes doctrinas esenciales: La divinidad de Cristo (que implica la Trinidad), la resurrección y la salvación por gracia. Para más información, vea Las tres doctrina esenciales del cristianismo. A partir de estos elementos básicos, otras doctrinas relacionadas también son alteradas o redefinidas: La Trinidad, el Espíritu Santo, la Biblia, el nacimiento virginal, y otras.

Es frecuente que las sectas le añadan cosas al cristianismo. Un grupo sectario que le ha añadido otras escrituras es el mormonismo que tiene el Libro de Mormón, Doctrina y Pactos, y La perla de gran precio. Igualmente, la Ciencia Cristiana tiene Ciencia y Salud con la clave de las Escrituras. En cambio, lo que los Testigos de Jehová han hecho es cambiar el texto de la Biblia para que corresponda con lo que ellos quieren (Vea la sección La mala traducción de la Biblia de los Testigos de Jehová. Además, aunque los Testigos de Jehová no tienen otras escrituras, emplean la revista Atalaya como si lo fuera, ya que esta revista "revela" lo que, según ellos, realmente dice la Biblia. Para ver lo que La Atalaya afirma, vea Citas interesantes de la revista La Atalaya.

Asimismo, las sectas añaden sus propios esfuerzos, sus propias obras de justicia a la obra completa de salvación realizada por Jesús en la cruz. Todas las sectas dicen que el sacrificio de Jesús es suficiente, pero que, no obstante, nuestras propias obras deben ser añadidas a la de El para demostrar que somos salvos y dignos de salvación. Con esto, en realidad niegan la obra completa del sacrificio de Jesús.

Sin embargo, lo más común entre las sectas son sus métodos de torcer las Escrituras. Algunos de los errores que cometen al interpretar la Biblia son: 1) Tomar una Escritura fuera de contexto; 2) "extraer" de las Escrituras cosas que realmente no están allí; 3) seleccionar solamente aquellas Escrituras que parecen apoyar lo que desean probar; 4) ignorar otras interpretaciones o explicaciones de las mismas Escrituras; 5) citar versículos sin dar la correspondiente cita bíblica; 6) combinar Escrituras que no tienen relación unas con otras; 7) definir incorrecta o parcialmente palabras claves para la interpretación; y 8) traducir defectuosamente las Escrituras. Estas no son sino algunas de las muchas formas en que las sectas abusan de la Biblia.

Si usted desea ser capaz de dar un buen testimonio a una persona que está en una secta, usted necesita entender las doctrinas de ellos además de las del cristianismo bíblico. Estudie Doctrina cristiana básica en Las tres doctrinas esenciales del cristianismo para estar mejor equipado con lo que es verdad, y estudie el material de este cuaderno para aprender lo que ellos enseñan. Por medio del estudio, usted se capacitará para responder preguntas que surgen a menudo en oportunidades de testimonio. Un cristiano debe conocer su propia doctrina lo suficientemente bien como para reconocer no sólo lo que es verdad, sino también lo que es falso en un sistema religioso (1 Ped. 3:15; 2 Tim. 2:15).

Jesús nos advirtió que en lso últimos días aparecerían falsos cristos y falsos profetas y que engañarían a muchos (Mat. 24:24). El Señor sabía que habría un surgimiento del espíritu del Anticristo (1 Juan 4:1-3) en los últimos días. Su manifestación ya está aquí. Hay muchos libros excelentes sobre sectas y evangelismo dirigido a las sectas. En inglés, The Kingdom of the Cults, por Walter R. Martin (Re.Ed., Minneapolis: Bethany House Publishers, 1985) es excelente. El de Bob Larson, Larson’s Book of Cults (Wheaton: Tyndale House, 1982) es bueno. Puede verse asimismo del de Ruth Tucker, Another Gospel: Alternative religions and the New Age movement (Grand Rapids: Zondervan, 1989) y de James W. Sire Scripture twisting: Twenty ways the cults misread the Bible (Downers Grove: Intervarsity Press, 1980). En español hay muchos libros sobre sectas específicas, pero pocas buenas introducciones generales. Una aceptable es Religiones, sectas y herejías, de J. Cabral (Miami: Editorial Vida, 1982).

 

 

 

 
 
CARM ison