Si Dios conoce nuestras escogencias en nuestro libre albedrío, ¿seguimos todavía manteniéndolo?

Por, Matt Slick

Siempre he estado intrigado por la idea sostenida por algunas personas de que si Dios sabe lo que vamos a escoger en el futuro, entonces, no tendríamos, realmente, libre albedrío. Ellos dicen que si Dios sabe que vamos a tomar cierta decisión  en nuestro “libre albedrío”, entonces, cuando sea el momento de escoger, debido a que Dios sabe lo que vamos a hacer, no seríamos realmente libres para tomar una decisión o elección diferente y que el conocimiento anticipado de Dios, significa que no podemos tener libre albedrío.

Pero, a decir verdad, no veo, para nada, un problema con esto. Vamos a trabajar con la idea que somos criaturas con libre albedrío y que Dios sabe todas las cosas, aun, nuestras escogencias futuras. Aun más, vamos a definir el libre albedrío en el sentido del teísmo abierto como la capacidad para hacer escogencias iguales entre opciones, sin importar la naturaleza pecaminosa de una persona. 1 Dadas esa condiciones, son, ¿la omnisciencia de Dios y nuestro libre albedrío incompatibles como afirman los teístas abiertos?

Analogía

Por analogía, saber lo que sucederá no significa que estamos previniendo o haciendo que algo suceda. El sol saldrá mañana. No estoy haciendo que este salga, ni tampoco estoy previniendo que salga, solo por saber que esto sucederá.  De igual manera si coloco una taza de helado y una taza con coliflor al frente de mi hija, sé por un hecho, cuál escogerá. El conocimiento previo que tengo acerca de eso, no restringe a mi hija de tomar una libre decisión cuando llegue el momento. Mi hija es libre de hacer una escogencia y saber lo que escogerá no tiene efecto sobre ella cuando haga su escogencia.

Lógica

Lógicamente, que Dios sepa lo que vamos a hacer no significa que no podamos hacer algo diferente. Esto significa que Dios, simplemente, sabe lo que hemos escogido hacer con anticipación. Nuestra libertad no está restringida por el conocimiento previo de Dios; nuestra libertad es simplemente reconocida por Dios con anticipación. En esto, nuestra capacidad natural de tomar otra decisión, no ha sido quitada, de la manera que escogí qué escribir dentro del paréntesis (hola), decisión que no fue impedida por Dios, pero quien sabía que colocaría la palabra “hola” dentro del paréntesis antes de que el universo fuera hecho.

Antes de escribir la palabra “hola”, reflexioné acerca de cuál palabra escribir. Mi reflexión fue mi hacer y la escogencia fue solamente mía. ¿Cómo entonces, y de qué manera estuve restringido en mi libertad cuando escogí qué escribir aun sabiendo Dios lo que iba a hacer? Sin importar que elijamos libremente, esto puede ser conocido por Dios y el solo hecho de que Él lo sepa no significa que no estamos haciendo una libre elección.

Tiempo

Aquí, parte del tema es la naturaleza del tiempo. Si tanto el futuro como el presente existen para Dios, entonces, Dios está constantemente en todos los lugares en todos los tiempos, sin estar restringido por el tiempo. Esto significaría que el tiempo no era una parte de Su naturaleza a la cual estar sujeto y que Dios, no es una entidad linear; esto es, Dios no está restringido para operar en la esfera de nuestro tiempo y no está restringido al solo presente. Si Dios no está restringido a la existencia en el presente, nuestro presente, entonces, el futuro es conocido por Dios debido a que Dios habita el futuro así como también el presente y el pasado. Esto significaría que nuestras futuras escogencias, tan libres como lo son, son simplemente conocidas por Dios. Una vez más, nuestra capacidad para escoger no es alterada o minimizada por Dios al existir en el futuro y sabiendo lo que libremente escogemos. Esto solo significa que Dios puede ver lo que escogeremos libremente y Él sabe que es.

Parte del problema con el teísmo abierto es que, al restringir a Dios solo al presente, Su existencia está definida de tal manera como si se enseñara que el tiempo es parte de Su naturaleza y que Él está restringido al tiempo. La pregunta es si esto es o no lógico así como bíblico. Para un análisis en la lógica de la posición, por favor ver, Una refutación lógica del teísmo abierto.

La Escritura

Escrituralmente hablando, Dios habita en la eternidad:

  • Salmo 90:2: “Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.”

Pero este versículo u otros, no afirman que Dios vive dentro o fuera del tiempo. Más bien, la Biblia nos dice que Dios es eterno. Sin embargo, podemos notar que la Biblia enseña que Dios no tiene principio ni fin. Aunque no definitivo, podemos ser capaces de concluir, que debido a que el tiempo es esa sucesión no espacial de acontecimientos continuos desde el pasado, a través  del presente, y del futuro, y debido a que la palabra “principio” denota una relación con el tiempo y en el tiempo, y debido a que Dios no tiene principio, ese tiempo, no es aplicable a la naturaleza de Dios. En otras palabras, Dios no tiene principio y debido a que el “principio” trata con un evento dentro del tiempo, Dios está afuera del tiempo.

Sin embargo, la Escritura no es definitiva en este tema y solo podemos concluir basados en lo que esta dice; a saber, que Dios es eterno, sin principio y sin fin, y que Él puede, con precisión y exactitud, predecir lo que sucederá.

  • Daniel 2:29: “Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser.”

Así que, con relación a nuestro libre albedrío y la habilidad predictiva de Dios, no hay ninguna razón bíblica para asegurar que el conocimiento previo o presciencia de Dios, niega nuestra libertad.

Conclusión

No existe razón lógica para afirmar, que si Dios conoce cuales escogencias tomaremos, significa que no somos libres. Significa todavía que las libres escogencias que tomaremos son libres; sólo que estas, son conocidas por Dios de antemano. Si escogemos algo diferente, entonces, lo escogido será eternamente conocido por Dios. Aun más, este conocimiento no altera nuestra naturaleza en que no cambia que somos libres, libres para escoger. El conocimiento de Dios es necesariamente completo y exhaustivo debido a que es parte de Su naturaleza: Conocer todas las cosas. De hecho y debido a que Él ha conocido eternamente cuales serán nuestras libres escogencias, Él ha ordenado la historia para que llegue a la conclusión de que Él desea incluir e incorporar nuestras escogencias/elecciones en Su plan divino:

  • Hechos 4:27-28: “Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.”

¿Por qué? Porque Dios siempre conoce todas las cosas:

  • 1ª Juan 3:20: “pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.”

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Esto es llamado el libre albedrío libertariano o libertario, en el que una persona es igualmente capaz de escoger entre diferentes opciones e independiente de presiones o limitaciones, por causas externas o internas. El libre albedrío compatibilista sostiene, que una persona puede escoger solo aquellos que es consistente con su naturaleza. Por lo tanto, una persona que es esclava del pecado (Ro 6:14-20) y no puede entender las cosas espirituales (1 Co 2:14), no sería capaz de escoger a Dios en su propio y libre albedrío debido a que no tiene la capacidad para contradecir su naturaleza. Existe mucho debate en estos temas y dependiendo a que lado se inclina, su interpretación de la Escritura será afectada.

 

 

 

 
 
CARM ison