Si Dios es tan perdonador, ¿por qué mató a Ananías y Safira?

En Hechos, capítulo 5, Ananías y Safira fueron muertos por Dios porque ellos, específicamente, le mintieron a los apóstoles y por lo tanto, al mismo Espíritu Santo (Hch 5:3). Ellos vendieron una propiedad por cierto precio pero guardaron algo de ese dinero. La mentira de ellos fue decir que habían dado todo el dinero que habían recibido en pago por la propiedad, cuando en realidad no lo habían dado todo. Por lo tanto, el juicio de ellos no se hizo esperar.

Debemos recordar sin embargo que Dios no está obligado a perdonar a nadie. Su perdón siempre se basa en la obra de Cristo, y aquellos que se rebelen abierta y directamente con Dios y Su bondad, como hicieron Ananías y Safira, merecieron correctamente el juicio de Dios.

Finalmente, esto no significa que ellos perdieran su salvación, si fueron salvos. Ellos, fueron juzgados.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison