Si Dios está en control de todas las cosas, ¿me hace Él pecar?

Ciertamente, nada ocurre en el mundo a menos que el Señor lo sepa. Él es omnipresente: Conoce todas las cosas (1 Jn 3:20). La Biblia también nos dice que Dios es todopoderoso. Por lo tanto, si Dios conoce todas las cosas y es todopoderoso, entonces, esto significa que Él está en control; y si es así, y pecamos, ¿es Dios entonces quien nos hace pecar?

La respuesta es: No. Dios creó las condiciones para que las criaturas con libre albedrío fueran capaces de tomar decisiones entre obedecer y desobedecerlo. Dios no hace a nadie pecar: “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;” (Stg 1:13). En la libertad, debida a nuestro libre albedrío, somos nosotros quienes decidimos rebelarnos contra Dios. Él, simplemente permitió la condición de que existiéramos, donde el pecado es posible.

Una analogía se puede encontrar en la relación entre un padre y su hijo. Un padre puede crear la condición para que la desobediencia sea posible; sin embargo, el padre permanece inocente si el hijo peca. Por ejemplo, si un padre le pide a su hijo que limpie su cuarto y no lo hace, el hijo, es quien se ha rebelado. El padre no es responsable por el pecado del hijo, ni tampoco hizo que el hijo pecara. El hijo tenía la escogencia de obedecer o desobedecer.

De igual manera, Dios ha creado la condición en el mundo donde la capacidad para rebelarse contra Él es posible. Sin embargo, Él no es responsable por esa rebelión una vez ha sido cometida.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison