Si Dios no cambia, ¿cómo pudo convertirse en hombre?

Por, Matt Slick

La naturaleza de Dios no cambió cuando encarnó en la persona de Jesús. Primero que todo, la Biblia enseña que la doctrina de la Trinidad, es Dios en tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Antes de que el Hijo se convirtiera en carne, Él era conocido como “la Palabra”.

  • Juan 1:1, 14: “1 En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. 14 Entonces la Palabra se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros. Estaba lleno de fidelidad y amor inagotable. Y hemos visto su gloria, la gloria del único Hijo del Padre” (Nueva Traducción Viviente - NTV).

Para que la Palabra se convirtiera en carne, tuvo que nacer de la virgen María; por lo tanto, no fue ni el Padre ni el Espíritu Santo los que se encarnaron; solo la Palabra se encarnó. Aún más, la Biblia nos dice que Jesús tiene dos naturalezas: La divina y la humana.

  • Colosenses 2:9: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”.

Por lo tanto, la naturaleza divina de Dios se mantuvo sin cambio; pero fue unida a la naturaleza humana en la persona de Jesús.

NOTA: A menos que se diga lo contrario, las citas son tomadas de la VRV60.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison