Si el Espíritu Santo es Dios, ¿por qué no sabía la hora del regreso de Cristo?

Mateo 24:36; Marcos 13:32

  1. Mateo 24:36: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.”
  2. Marcos 13:32: “Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.”

Aquí existen dos posibles respuestas:

Primera: Jesús es tanto Dios como hombre (Jn 1:1, 14; 20:28; Col 2:9). A esta unión se le conoce como la Unión Hipostática. Durante Su ministerio en Jerusalén estaba cooperando con las limitaciones de ser un hombre. Como hombre, Jesús caminó, comió, durmió, habló, etc. Como Dios Él fue adorado (Mt 14:33; 28:9; He 1:6), Su nombre es invocado (Zac 13:9; 1 Co 1:2), etc.

Debido a que Jesús estaba llevando a cabo Su ministerio como hombre que estaba bajo la Ley (Gá 4:4), podría muy bien haberse referido al Padre como al verdadero soberano tal y como lo haría cualquier Judío temeroso de Dios.

Segunda: el contexto cultural es muy importante. Este pasaje se refiere a la segunda venida del Señor lo que incluiría Su boda con la novia, la Iglesia:

  • “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.” (Ap 19:7-9).

Si fuéramos a mirar en el contexto cultural, podemos obtener un mejor entendimiento a lo que Jesús podía estar aludiendo cuando dijo que sólo el Padre sabe de aquel día y hora.

En ese contexto histórico y cultural, cuando un hombre se iba a casar con una mujer, el matrimonio era previamente arreglado. El novio estaría viviendo con su familia y empezaría una construcción adicional en la casa de su padre, donde él y su futura esposa vivirían. Era costumbre que el padre de la casa determinara cuando se terminaría esta construcción adicional. Esto significaba que sólo el padre sabía cuándo le diría al hijo que buscara a la novia. ¿Significa esto que el hijo no sabía cuándo tenía que ir a buscar a la novia? No necesariamente y esta es la razón.

Una boda era un asunto que involucraba a la comunidad ya que muchas personas serían invitadas. Esto exigía informar anticipadamente para que las personas tuvieran tiempo suficiente de arreglar sus cosas y poder asistir a la boda y al banquete. Por ejemplo, preocuparse de los animales por ese día, no trabajar en el campo, no realizar negocios en ese día, etc. En una cultura donde no existían avances tecnológicos, las cosas tenían que hacerse anticipadamente para que las personas planearan con anticipación.

Es más, un banquete de bodas significaba también que gran cantidad de comida tendría que ser preparada para que todos los invitados tuvieran qué comer. Esta clase de arreglos no eran hechos tardíamente. Al contrario, eran hechos con semanas y algunas veces con meses de anticipación. Por lo tanto, para evitar la ausencia de alguien al banquete de bodas debido a una invitación de última hora en algo diferente, los arreglos se llevaban a cabo anticipadamente.

Pero para poder guardar el respeto y la dignidad del lugar del padre en el hogar, era natural que se dijera “que sólo el padre sabe” cuándo sería el momento para que el hijo buscara a su novia. Esto, no necesariamente significaría que el hijo no sabía debido a que la comunidad misma tenía qué saber dentro de un grado razonable de exactitud, cuándo tendría lugar la boda. Por lo tanto, Jesús podía haber estado utilizando la común fraseología cultural acerca de la boda y de su banquete lo cual, no necesariamente significaría que ni Él, ni el Espíritu Santo desconocieran el tiempo de Su regreso.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison