Si Jesús es Dios, entonces, ¿a quién le oró Él?

Esta es una pregunta muy común y la respuesta se encuentra en entender la Trinidad y la Encarnación de Jesús.

La Trinidad es la doctrina de que existe un sólo Dios en toda la existencia. Este único Dios existe como tres personas: El Padre, El Hijo, y El Espíritu Santo. Ellos no son tres dioses, sino un sólo Dios. Cada uno es una Persona separada, aunque cada uno es, en esencia, divino.

Una analogía muy cercana a la Trinidad puede ser encontrada al mirar el concepto de tiempo. El tiempo es pasado, presente y futuro. Existen tres “aspectos” o “partes” del tiempo pero esto no significa que existen tres “tiempos”, sino uno sólo. Cada uno, en un sentido, está separado aún cuando comparten la misma naturaleza o esencia. De forma similar, la Trinidad es tres personas separadas que comparten la misma naturaleza.

La Encarnación

La doctrina de la Encarnación es la enseñanza Cristiana de que Jesús, el cual es, la segunda Persona de la Trinidad, le agregó a Su naturaleza divina, naturaleza humana y se convirtió en un hombre. La Biblia dice que Jesús es Dios en carne: “En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios…Y aquella Palabra fue hecha carne y habitó entre nosotros…” (Jn 1:1, 14) y Colosenses 2:9: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,” Por lo tanto, Jesús tiene dos naturaleza: Él es tanto Dios y hombre. Por lo tanto, Jesús es completamente humano y también tiene una naturaleza divina.

DIOS HOMBRE

Él es adorado (Mt 2:2,11; 14:33; 28:9)
A Él se le ora (Hch 7:59; 1 Co 1:2)
Él es llamado Dios (Jn 20:28; He 1:8)
Él fue llamado Hijo de Dios (Mr 1:1)
Él es sin pecado (1 P 2:22; He 4:15)
Él conoce todas las cosas (Jn 21:17)
Él da vida eterna (Jn 20:28)
En Él habita la plenitud de la Deidad (Col 2:9)

 Él adoró al Padre (Jn 17)
 Él le oró al Padre (Jn 17:1)
 Él fue llamado hombre (Mr 15:39; Jn 19:5).
 Él fue llamado Hijo del Hombre (Jn 19:35-37)
 Él fue tentado (Mt 4:1)
 Él creció en sabiduría (Lc 2:52)
 Él murió (Ro 5:8)
 Él tiene un cuerpo de carne y huesos (Lc 24:39)

Como hombre, Jesús necesitó orar y cuando lo hacía, Él le oraba al Padre, no a Sí Mismo.

 
Este artículo también está disponible en: Inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison