Si Jesús murió y resucitó al tercer día, ¿fue esto suficiente para expiar por los pecados del pasado, presente y futuro?

Por, Brad Huston

Si la muerte de un hombre parece desproporcionada a los pecados de toda la humanidad, debe recordarse que sólo Dios puede juzgar el valor de la muerte de Jesús. El factor de tiempo en cuanto a los pecados pasados y presentes es, realmente irrelevante cuando se refiere a la pregunta del artículo, debido a que el conocimiento de Dios no está atado por el tiempo como sí, lo están nuestras mentes. Dios, quien es infinito, existe en el “ahora” eterno. Él ve todo, y todo lo conoce sin relacionarse al tiempo (“Tus ojos veían mi embrión, Todos mis días fueron trazados, Y se escribieron en tu Rollo, Cuando aún no existía ninguno de ellos”. Salmo 139:16). El tema es si el sacrificio de Jesús pudo haber cubierto todos los pecados de la humanidad. Esta es una pregunta relacionada con el valor de Su muerte. Jesús es el Hijo de Dios sin pecado (Marcos 1:1; 1ª Pedro 2:22). Si Él no hubiera sido sin pecado, hubiera tenido que morir por Su propio pecado. Pero debido a que Él es sin pecado, Su muerte pudo haber pagado por los pecados de otros (Hebreos 7:26-27). Aún más, aunque Él es un hombre, Él no es simplemente “un” hombre. Él es infinito y eterno. Por Su misma naturaleza, Él es Dios (Hebreos 1). Su naturaleza es tanto divina como humana. Y debido a que Él es humano, Él pudo representar a todos los humanos en la cruz. Debido a que Él es Dios, Su valor es infinito. Por lo tanto, si un sacrificio de sangre puede expiar pecados, el sacrificio de Cristo es de valor infinito y puede expiar por todos los pecados a los cuales es aplicado Su sacrificio. Como Dios encarnado, Su valor es, por lo tanto, infinito. Este, debería cubrirlo.

Ahora esto plantea una gran pregunta. ¿Cómo puede tal sacrificio expiar los pecados? Asumiré que el interrogador no es un cristiano. Si no, perdonen mi suposición. Primero, le pediré que me responda una pregunta. "¿Cómo es que la materia gris del cerebro produce pensamientos inmateriales?". La ciencia es incapaz de responder tal pregunta, y no necesariamente existe una conexión lógica entre el cerebro y el pensamiento. Si mi punto no es claro, permítanme decirlo sin rodeos; la ausencia de una clara conexión lógica entre el fenómeno, no es prueba de que tal conexión no exista, No existe una clara conexión lógica –en mi mente– entre la muerte de Cristo y la resurrección y la expiación de cualquier pecado, por no mencionar todo el pecado.

El problema que tenemos aquí es una pregunta de verdades de fe contra verdades de razón. Sin embargo, y antes de que descarte totalmente las “verdades de fe”, no estoy hablando acerca de la teología de “Dios en la caja”, en donde simplemente sacamos a Dios para responder cualquier cosa que no podemos explicar. La fe a la que me estoy refiriendo no es una fe ciega. De hecho, todos usamos la fe como un medio para llegar al conocimiento. Por ejemplo, cuando un doctor receta una medicina, las personas, comúnmente toma la medicina sin entender todos los detalles de su enfermedad y cómo la medicina combatirá esos síntomas. También, las personas cada día juzgan que el avión en el que viajarán es seguro basado en el testimonio de las autoridades en cuestión y no porque tengan un conocimiento de primera mano por haber investigado esas afirmaciones. Que la medicina quitará los síntomas de la enfermedad o que el avión es seguro, es una clase de fe pero no menos cierto que las conclusiones llegarán de primera mano. Un hombre mentalmente incapacitado puede no ser capaz de comprender las raíces cuadradas, pero estaría equivocado al creer que tres es la raíz cuadrada de nueve basado en el testimonio de alguien más inteligente que él.

Entonces, la pregunta es, si las autoridades en el tema que nos ocupa son dignss de confianza, Asumiendo que los registros de Jesús en el Nuevo Testamento son históricamente exactos (lo cual no es el objetivo de establecer en este artículo), Jesús mismo afirmó que Él sería muerto y resucitaría (Mateo 12:40; 16:21; Juan 2:19-21) y que Su muerte, de hecho, sería por el rescate (expiación) de los pecadores (Mateo 20:28). Sus discípulos, los hombres más cercanos a Jesús, habiendo hablado con Él después de la resurrección, enseñaron que Su muerte y resurrección trajeron la expiación (Hechos 2:32-38; 4:10-12). Más que lograrla a través de la razón, alguna verdad sería revelada. Si alguien admitiera siquiera la posibilidad de la existencia de Dios, él también debe admitir que la verdad revelada es una posibilidad. Si de hecho, Jesús fue resucitado de entre los muertos debemos creerle a Él, cuando Él dice que Su muerte y resurrección traen salvación, ¡a todo aquel que lo reciba!

El hecho de que no podemos explicar el “cómo” de la expiación no la hace falsa, como tampoco sería falsa la conexión entre la materia del cerebro y los pensamientos, aunque no fuéramos capaces de explicarla. El apóstol Pablo dijo que el evangelio es necedad para los que se pierden (“Porque la palabra de la cruz ciertamente es necedad para los que se pierden, pero para nosotros los salvos, es poder de Dios” 1ª Corintios 1:18). De hecho, esto es cierto, debido a que sin el contexto de creer en Dios y en el Cristo resucitado, el mensaje de la cruz sólo sería sin sentido. Aquellos que dudan de la verdad del cristianismo sería mejor que pasaran su tiempo investigando la existencia de Dios, la exactitud histórica del Nuevo Testamento y la veracidad histórica de la muerte de Cristo y Su resurrección. Esto se debe a que, una vez estas conclusiones son hechas, la expiación podría aceptarse por fe. Nunca le pediría a alguien que simplemente creyera sin alguna evidencia. Pero una vez que la veracidad de Jesús y Sus apóstoles para hablar sobre cosas espirituales es establecida, es perfectamente razonable creer lo que ellos dicen.

“Si Jesús murió y resucitó al tercer día, ¿fue esto suficiente para expiar por los pecados del pasado, presente y futuro?”. No tengo idea. Pero esta doctrina fue transmitida por el mismo Cristo y Sus más cercanos acompañantes; por lo tanto, la creo.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison