Si todo necesita un creador, ¿quién o qué creó entonces a Dios?

La pregunta que se nos plantea es, lógicamente problemática. Si todo necesita un creador, no importa que exista, debió haber sido creado. Aún más, ser creado significa que alguien o algo lo haya creado. Pero entonces, nos preguntaríamos: ¿Quién creó al creador de eso? Y la pregunta, se sucedería una y otra vez. Lógicamente, esto significaría una regresión infinita de creadores y nunca seríamos capaces de encontrar al primero, la causa no causada ya que por definición, no habría ninguna causa no causada. (Note que la pregunta dice “Si todo necesita un creador…” Por lo tanto, la secuencia de creaciones es eterna. Pero si existe la regresión eterna de creadores, entonces, ¿quién creó la regresión infinita de creadores? Recuerde que la pregunta presupone que todas las cosas necesitan un creador –aun la secuencia eterna de creadores– lo cual, se convertiría lógicamente en algo absurdo. Aún más, si hay una regresión eterna de creadores que son eternos, la pregunta entonces, no ha sido respondida. De hecho, no puede ser respondida debido a que es débil en que “Si todo necesita un creador…” Claro está, que esto solo da por sentada la pregunta, ¿cómo comenzó el proceso? Así, la pregunta crea el mismo problema por lo que pregunta y por la forma como se hace, la misma, no puede ser respondida. Por lo tanto, es inválida.

La pregunta sería mejor planteada como una declaración: “Todo lo que ha venido a existir, fue traído a existencia por algo más”. Esta, es una declaración más lógica y no presenta las dificultades de la pregunta inicial. La declaración revisada, “Todo lo que ha venido a existir,” implica que lo que “fue traído a existencia”, no existía todavía. Si esto no existía pero llegó a existir, entonces, algo tuvo que darle existencia ya que algo que no existe no puede por sí mismo traerse existencia, y esto, es un absoluto lógico. Esto nos hace volver a la regresión de creadores y a lo que podríamos llamar la teoría de la “causa no causada” debido a que no puede haber una regresión infinita de creadores como discutimos anteriormente y debido a que un número infinito de creadores significaría un número infinito de creaciones y cosas creadas, que incluirían cosas que no pueden ser destruidas, ya que se constituirían de hecho, en cosas que existen. Si esto fuera así, el universo entonces tendría un número infinito de cosas creadas en él y estaría completamente lleno. Pero no lo está. Por lo tanto, no ha habido una regresión infinita de creaciones.

Por definición, el Dios cristiano nunca llegó a existir; o sea, Él es la causa no causada (Salmo 90:2: “Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.”) Él siempre ha existido y fue quien creó el espacio, el tiempo y la materia. Esto significa que el Dios cristiano es la causa no causada y es el máximo creador. Esto elimina el problema de la regresión infinita.

Pero alguien podría preguntar: “¿Pero quien creó a Dios?” Pero la respuesta es por definición que Él no es creado: Él es eterno. Él fue quien trajo a existencia el espacio, el tiempo y la materia. Debido a que el concepto de causalidad trata con el espacio, el tiempo y la materia y debido a que Dios fue el que los trajo a existencia, el concepto de causalidad no aplica a Dios ya que es algo relacionado a la realidad del espacio, del tiempo y la materia. Y como Dios es antes que el espacio, el tiempo y la materia, el tema de la causalidad no le aplica a Él.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison