Si una mujer es pastor, ¿significa esto que irá al infierno?

Por, Matt Slick

Si una mujer es pastor, no significa que irá al infierno. Ella está en pecado, pero no es un pecado que lleve a la condenación. Los fundamentos que definen nuestra fe cristiana y forman los límites por los que una persona es excluida de la fe, no incluye el tema de mujeres como pastores y ancianos.

El anciano, el cual es lo que es un pastor, debe ser marido de una esposa. Literalmente esta frase en el griego de Tito 1:5-6, es “un hombre de una mujer”. Así, el anciano deberá ser un hombre, no una mujer. Este no es un asunto cultural ya que Pablo claramente lo declara en 1ª Timoteo 2:12-13:

  • “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. 13 Porque Adán fue formado primero, después Eva”.

De esta forma, Pablo enlaza el tema de la autoridad en la enseñanza al orden creado de Dios. Por lo tanto, el hombre en el liderazgo de anciano o pastor, no es un tema relacionado con la cultura; está basado en el orden creado de Dios.

Así, si una mujer es pastor, ella no está condenada al infierno por esto; pero está en contravía de lo que declara la Palabra de Dios. Además, tampoco estará creyendo en forma adecuada a la Palabra de Dios y lo que esta dice acerca del tema. ¿Cómo se puede confiar en una persona así para representar adecuadamente la Palabra de Dios?

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

 

 

 

 
 
CARM ison