Si una mujer tuvo un aborto, ¿la castigará Dios matando a otro hijo o le producirá una discapacidad a ese hijo?

Por, Matt Slick

En el tema del aborto hay muchos sentimientos involucrados. Con frecuencia, las personas que han tenido abortos, se sienten culpables y piensan que deben ser castigados con la perdida de alguno de sus hijos, si los tienen. Mientras que en cierta medida podemos entender los sentimientos de culpa. Debemos también entender que Dios nos ama y es, comprensivo y cariñoso. Dios es misericordioso debido a que Jesús, murió por nuestros pecados en la cruz. Él no está viendo a quien castigar; más bien, Él desea el arrepentimiento de las personas para perdonarlas.

No existe una relación bíblica y directa entre hacerse un aborto y la de Dios tomando la vida de otro hijo en lo que se relaciona a los cristianos hoy día. Sin embargo, algunas personas mencionarán el tema del rey David, que sufrió la perdida de su hijo con Betsabé, debido a su gran pecado. Mientras que es cierto que esta perdida fue consecuencia de su pecado, no significa que Dios tomará en forma inmediata la vida de otro hijo o hará que un hijo, nacido posteriormente, salga con malformaciones debido a un aborto previo. En le caso de David, él era rey y tenía una gran responsabilidad, y Dios lo juzgó a él más severamente no sólo por su posición sino también por el gran pecado cometido.

Si Dios fuera a juzgarnos de acuerdo a nuestra pecaminosidad, probablemente estaríamos muertos en estos momentos. Pero el hecho es que Dios es grande en paciencia y en amor. Para todos aquellos que se vuelven a Él buscando perdón encontrarán Su gracia amorosa en la persona de Jesús, tal y como lo enseña la Biblia:

  • Isaías 43:25: “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
  • Hebreos 8:12: “Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.”

Aunque existen consecuencias debidas a nuestros pecados, estos pueden ser perdonados solamente a través  de Jesús. Y cuando son perdonados, Dios no se vuelve a acordar de estos nunca más.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison