¿Significa el ateísmo solo una falta de creencia en Dios?

Por, Nick Peters
Editado por, Matt Slick

Pase algún tiempo hablando con ateos y en poco tiempo escuchará que ellos no están diciendo que Dios no existe. Lo que ellos están diciendo es que les falta creer en Dios y que si piensa lo contrario entonces, simplemente ha definido en forma equivocada el ateísmo. Pero, ¿es esto verdad?

Este argumento puede sonar persuasivo, pero simplemente, no funcionará. Para empezar, si estamos haciendo una afirmación acerca de cómo responder a los grandes interrogantes de la vida, entonces necesitaríamos estar diciendo algo acerca de esos interrogantes. Al decir, “Me falta creer en Dios”, no está diciendo absolutamente nada acerca del mundo exterior, sino que simplemente, está haciendo una declaración acerca de su propia sicología personal. De forma conveniente, esto libera al ateo de la necesidad de hacer, supuestamente, un caso a favor del ateísmo y coloca la carga sobre el teísmo. De esta manera, si el ateo juzga el caso teísta insuficiente, este será insuficiente.

En realidad, la palabra teísmo no significa que uno posee la creencia de Dios o que no le falta creer en Dios. Claro está, que si uno es teísta debe creer en Dios; pero el teísta está diciendo mucho más que esto. Primeramente, está haciendo una afirmación acerca de sí mismo, pero acerca de la realidad diciendo: “Tengo la creencia en Dios porque creo la declaración, ‘Existe un dios de alguna clase’, la cual es una descripción exacta de la realidad.”

En el griego, colocar una “a” al frente de un término era, negar ese término. Por lo tanto, si el término, “Existe un dios de alguna clase” es lo que el teísmo afirma, entonces, el ateísmo afirma que ningún ser existe que pueda ser llamado exactamente, dios. Hasta este momento, tenga presente que no estamos hablando acerca del teísmo cristiano, solo estamos hablando de teísmo. Un hindú o musulmán o mormón serian considerados en el grupo de teístas.

El siguiente es un problema con la declaración de que el ateísmo significa sólo falta de creencia en Dios. Por el bien del argumento, supongamos que Dios existe. Si este es el caso, entonces, el significado de la proposición, “existe un dios de alguna clase” tal como lo declara el teísmo, es verdadero. Suponga que hay un ateo que niega que exista un dios. En este punto, él dice que es un ateo, y que esto significa que le falta creer en un dios.

Sin duda es cierto que le falta creer en un dios. Pero note que si eso es lo que significa el ateísmo, entonces Ud. tiene un caso donde existe un dios de alguna clase, de la forma como afirma el teísmo; sin embargo, y al mismo tiempo, el ateísmo es verdadero, ya que hay alguien ahí afuera que le falta creer en dios. Cuando lo miramos de esta forma, tanto el ateísmo como el teísmo son verdaderos, ¿pero cómo puede ser que una declaración es verdadera y su declaración contradictoria es también verdadera?

Lo que se necesita hacer, no es discutir acerca de sicología personal, sino más bien es discutir acerca de afirmaciones. Si alguien es ateo, ¿cuál es entonces la razón de su ateísmo? Ambos tendrán que dar alguna clase de respuestas a los grandes interrogantes básicos de la vida. Si uno abandona el teísmo por evidencia insuficiente, debería uno entonces  pensar que en el ateísmo hay suficiente evidencia. De lo contrario, ¿por qué no ser agnóstico?

No caigan en la definición que el ateo trate de dar; de lo contrario, estaría discutiendo solamente sicología personal todo el día. Más bien, ofrezca un argumento como el mencionado anteriormente y no se conforme con nada diferente a una respuesta verdadera al argumento. Mientras que debe dar razones del por qué creer que el teísmo es verdadero, asegúrese que el ateo le de razones del por qué él o ella piensan que el ateísmo es verdadero. Sólo entonces puede haber una discusión verdadera.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison