¿Significa sola Escritura que todos los cristianos deben estar de acuerdo en todo?

Por, Matt Slick

No. La enseñanza de sola Escritura no significa que todos los cristianos deben estar de acuerdo en todo. Sola Escritura, la cual es la enseñanza de que la Biblia es la autoridad final en todas las cosas a las que se dirige, no significa que todos los cristianos deben estar de acuerdo en cada detalle. De hecho, las mismas Escrituras dicen que no estamos obligados a hacerlo:

  • Romanos 14:1-5: “Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones. 2 Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres. 3 El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. 4 ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme. 5 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”.

El apóstol Pablo enseña que debemos contender sobre opiniones, o temas debatibles. Él afirma en el v. 5, que “cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”. Esto significa que Dios nos ha dado a cada uno la libertad para mirar Su Palabra y decidir por uno mismo lo que debe hacerse en estas áreas discutibles. Notará que no estamos obligados a someter a una persona a una iglesia particular y que tenga que cumplir con todo lo que esta dice. Hacerlo, es muy peligroso porque si una iglesia particular (incluida la iglesia católica romana) está mal, entonces todos serán obligados a creer lo que esta enseña. De esta forma, a sus miembros no se les estaría permitido estar “convencido en su propia mente”. Más bien, estarían obligados a someterse a todo lo que la iglesia dice sin cuestionarlo. Pero vemos que en Romanos 14, Pablo ha suministrado una protección contra esto.

  • “Decreta además, con el fin de contener los ingenios insolentes, que ninguno fiado en su propia sabiduría, se atreva a interpretar la misma sagrada Escritura en cosas pertenecientes a la fe, y a las costumbres que miran a la propagación de la doctrina cristiana, violentando la sagrada Escritura para apoyar sus dictámenes, contra el sentido que le ha dado y da la santa madre Iglesia, a la que privativamente toca determinar el verdadero sentido, e interpretación de las sagradas letras; ni tampoco contra el unánime consentimiento de los santos Padres, aunque en ningún tiempo se hayan de dar a luz estas interpretaciones”. (Concilio de Trento, SESIÓN IV, DECRETO SOBRE LA EDICIÓN Y USO DE LA SAGRADA ESCRITURA.)

Debo preguntar, ¿quién tiene la autoridad? ¿El Concilio o las Escrituras?

La iglesia católica nos dirá que ella sola tiene el derecho para decirnos lo que las Escrituras significan; pero Romanos 14:5 nos enseña que no debemos someternos a una estructura de iglesia dominante con un “magisterio” que nos diga en qué creer. La Biblia nos enseña lo opuesto cuando afirma, que cada uno esté “convencido en su propia mente”. Las Escrituras contradicen la enseñanza de la iglesia católica romana de que solo ella tiene “el sentido que le ha dado y da la santa madre Iglesia” en cuanto a la interpretación. La posición de la iglesia católica romana es peligrosa ya que advierte a las personas a no examinar las Escrituras y ser como los bereanos:

  • Hechos 17:11: “Los de Berea tenían una mentalidad más abierta que los de Tesalónica y escucharon con entusiasmo el mensaje de Pablo. Día tras día examinaban las Escrituras para ver si Pablo y Silas enseñaban la verdad” (Nueva Traducción Viviente – NTV).

Por lo tanto, si creemos lo que la Palabra de Dios nos enseña, entonces, no podemos creer en lo que afirma el Concilio de Trento, ya que afirma que nosotros no podemos estar convencidos en nuestra propia mente. La iglesia católica romana contradice las Escrituras inspiradas por Dios.

NOTA: A menos que se indique lo contrario, las citas son tomadas de la VRV60.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison