¿Son las Escrituras suficientes?

warning: call_user_func_array() [function.call-user-func-array]: First argument is expected to be a valid callback, 'nodereference_autocomplete_access' was given in /var/www/carm.org/includes/menu.inc on line 454.

La Iglesia Católica Romana dice que la Biblia es materialmente suficiente pero no formalmente suficiente. Materialmente suficiente significa que todo lo el Cristiano necesita para creer es encontrado en las Escrituras. Formalmente suficiente significa que para entender la Biblia, la Iglesia Católica Romana tiene que interpretarla. El problema aquí es que esta posición sujeta la Biblia a las interpretaciones Católico Romanas y esencialmente hace a la sagrada tradición Católica superior a las Escrituras;1 al declarar que la Biblia no puede ser entendida excepto a través del Magisterio de la Iglesia Católica. Debido a que no encontramos doctrinas como la adoración a María, oraciones a María, su inmaculada concepción, purgatorio, penitencia, etc., dentro de las Escrituras (materialmente suficientes), debemos naturalmente preguntar si la visión Católico Romana de suficiencia formal es correcta. No lo es.

La inspirada palabra de Dios, las Escrituras, hace declaración acerca de su propia suficiencia.

2 de Timoteo 3:16-17, “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Echemos un vistazo al griego. La palabra “inspirada” es  ?e?´p?e?st?? (theopneustos) y significa literalmente, “Dios respiró.” Esto significa que Dios fue quien obró a través de las personas, respirando a través de ellos Sus palabras. Las Escrituras, por tanto, son perfectas y sin error debido a que provienen de Dios. Pablo continúa y dice que estas Escrituras son útiles para enseñar, para redargüir, para corregir e instruir en justicia. En el versículo 17, explica que son adecuadas para el Cristiano, para que esté equipado para toda buena obra. La palabra ??t???  (artios) se define:

  • “completo, capacitado, proficiente, capaz de alcanzar cualquier exigencia.”2
  • “completo, perfecto en su clase, apropiado, exactamente ajustado.”3
  • “completo, perfecto, referencia aparente a “aptitud especial para determinado uso”4

Así, vemos de tres fuentes la explicación griega que Pablo esta usando para decirnos que las Escrituras son “completas, capaces, proficientes, capaces de alcanzar cualquier exigencia, perfectamente ajustadas, etc.” Esto es bueno, pero Pablo continúa diciéndonos que esto es así para que entendamos que al estudiar las Escrituras, estaremos adecuadamente equipados para toda buena obra.

El termino griego para “equipado” es e???t?sµe??? (exartismenos) y quiere decir “habiendo finalizado, totalmente equipado”:

  • “equipado, provisto.”5
  • “apropiadamente  preparado o provisto.”6
  • “completo, terminado, perfectamente provisto”7

Podemos ver que estamos equipados para toda buena obra. Toda buena obra es explicada en el versículo previo como enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia. Esto significa que la Biblia es suficiente para todas esas cosas. Esto naturalmente incluye la enseñanza de doctrina debido a que la enseñanza de la sana doctrina es una buena obra a través de la cual redargüimos, corregimos e instruimos. Mas aun, esto significa que no necesitamos la sagrada tradición para enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia debido a que la Escritura es suficiente para realizar esto.

¿Qué hay acerca de corregir el error?

¿Existe algún lugar en las Escrituras en donde Jesús o los apóstoles apelen a la tradición para refutar errores? Sabemos que no hay ocurrencia de aquello. Sin embargo, la Escritura es usada varias veces. Si las Escrituras son suficientes, y totalmente capaces para equiparnos para toda obra buena, entonces no es necesario acudir a la tradición para corregir el error. Podemos acudir exactamente a la palabra de Dios como estándar de la verdad y con ella exponer el error.

  • Hechos 17:2-3, “Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que “Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo”
  • Hechos 17:11, “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.”
  • Romanos 4:2-3, “Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.”

No es la tradición la que es apelada para refutación del error, sino que se usó la Palabra de Dios.

El peso de las pruebas recae sobre los Católicos

Finalmente, si los Católico Romanos quieren decir que necesitamos la tradición sagrada para estar debidamente equipados doctrinal y espiritualmente, entonces debemos establecer que la Biblia no es suficiente para enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia—y en asuntos doctrinales.

Conclusión

Las Escrituras por si mismas declaran que son suficientes en y por si mismas para nosotros, para conocer y establecer verdades espirituales. Por tanto, no necesitamos el Magisterio Católico Romano y la tradición sagrada.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. En una discusión de radio que tuve (15 Nov. 2006, Radio Faith and Reason, donde fui el anfitrion) con Mark Bonocore, un conocido apologista Católico, el me dijo que la tradición era superior a las Escrituras. Al preguntarle nuevamente acerca de esto, el nuevamente estableció que la tradición era superior a las Escrituras.
  • 2. Arndt, W., Gingrich, F. W., Danker, F. W., & Bauer, W. (1996, c1979). A Greek-English lexicon of the New Testament and other early Cristian literature : A translation and adaption of the fourth revised and augmented edition of Walter Bauer's Griechisch-deutsches Worterbuch zu den Schrift en des Neuen Testaments und der ubrigen urchristlichen Literatur (110). Chicago: University of Chicago Press.
  • 3. Liddell, H. (1996). A lexicon : Abridged from Liddell and Scott's Greek-English lexicon (120). Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, Inc.
  • 4. Strong, J. (1996). The exhaustive concordance of the Bible : Showing every word of the test of the common English version of the canonical books, and every occurrence of each word in regular order. (electronic ed.) (G739). Ontario: Woodside Bible Fellowship.
  • 5. Bauer, Arndt, Gingrich, and Danker, 1979.
  • 6. Liddell, p. 120.
  • 7. Strong, GK739.

 

 

 

 
 
CARM ison