¿Son los Católicos Salvos?

¿Son los Católicos Cristianos? Los son si han confiado solo en Jesús para el perdón de sus pecados. Sin embargo, si ellos creen que son salvos por la gracia de Dios y por sus obras, entonces no son salvos, incluso si ellos creen que sus obras son por causa de la gracia de Dios, debido a que niegan la suficiencia del sacrificio de Cristo.

Ser Cristiano no significa ser miembro de la Iglesia Católica Romana. Significa ser miembro del cuerpo de Cristo al cual se pertenece por la fe y por confiar solo en Jesús para el perdón de nuestros pecados. Significa que nuestras obras no se agregan a la obra de Cristo. La sinceridad no perdona pecados. Pertenecer a una iglesia no perdona pecados. Hacer obras de penitencia no perdona pecados. Orar a María no perdona pecados. El perdón es recibido en la confianza completa y aceptación del sacrificio de Jesús en la cruz. Debes confiar en Jesús, Dios hecho carne, para el perdón de los pecados, no en un ritual hecho por el hombre y ciertamente no en los santos católicos. Aunque la Iglesia Católica Romana afirma la Trinidad, la deidad de Cristo, Su resurrección física, comete un grave error en su doctrina de la salvación al agregar las obras a ella.

La doctrina oficial de la salvación de la Iglesia Católica Romana es que la gracia de Dios se infunde en el bebe en el bautismo, haciéndolo(a) justa delante de Dios.1 Esta justificación puede perderse al pecar y se debe recuperar a través de la constante participación en los varios sacramentos que encontramos en la Iglesia Católica Romana. Estos sacramentos incrementan la medida de gracia en la persona a través de los cuales la persona es capacitada para realizar buenas obras que le conceden la recompensa de entrar al gozo del cielo:

  • “Podemos, por tanto, esperar la gloria del cielo prometida por Dios a los que le aman (Cf. Rm 8, 28-30) y hacen su voluntad (Cf. Mt 7, 21). En toda circunstancia, cada uno debe esperar, con la gracia de Dios, “perseverar hasta el fin” (Cf. Mt 10, 22; Cf. Cc. Trento: DS 1541) y obtener el gozo del cielo, como eterna recompensa de Dios por las obras buenas realizadas con la gracia de Cristo.” (CIC, par. 1821).
  • “Bajo la moción del Espíritu Santo y de la caridad, podemos después merecer a favor nuestro y de los demás gracias útiles para nuestra santificación, para el crecimiento de la gracia y de la caridad, y para la obtención de la vida eterna.” (CIC, par. 2010).

Nadie puede decir si un Católico Romano es un verdadero Cristiano o no, debido a que nosotros no conocemos los corazones de las personas. Pero, cualquiera, Católicos incluidos, abiertamente niega doctrina esenciales2 entonces no es salvo, y ese es el problema. Es evidente que la Iglesia Católica Romana está negando la doctrina esencial de la justificación por fe. Dice…

  • “Si alguno dijere, que el pecador se justifica con sola la fe, entendiendo que no se requiere otra cosa alguna que coopere a conseguir la gracia de la justificación; y que de ningún modo es necesario que se prepare y disponga con el movimiento de su voluntad; sea excomulgado.” (Concilio de Trento, Canon IX)
  • “Si alguno dijere, que el hombre queda absuelto de los pecados, y se justifica precisamente porque cree con certidumbre que está absuelto y justificado; o que ninguno lo está verdaderamente sino el que cree que lo está; y que con sola esta creencia queda perfecta la absolución y justificación; sea excomulgado.” (Concilio de Trento, Canon XIV).
  • Para más información, por favor leer Concilio de Trento. Cánones de la Justificación.

Notemos que la justificación solo por fe es negada y que el cielo es la recompensa por hacer buenas obras. Este es el problema. La ICR no enseña la doctrina bíblica de la justificación por fe. Sino que enseña la justificación por fe y obras. Si quiere averiguar más, vea El punto de vista Católico Romano de la justificación.

Entonces, ¿Cuál es la posición de CARM respecto a los Católicos Romanos?

La posición de CARM es simple. Si un Católico Romano cree en la enseñanza oficial de la salvación entregada por la Iglesia Católica Romana, no es Cristiano debido a que la posición oficial de la ICR es contraria a las Escrituras. Por tanto, en su totalidad, los Católicos Romanos necesitan ser evangelizados. Necesitan escuchar el verdadero evangelio. Necesitan escuchar que ellos no son justificados delante de Dios por asistir a una iglesia, o por ser bautizados, sino por recibir a Cristo (Juan 1:12), creer que Jesús se levantó de los muertos (Romanos 10:9), y que la justificación es por fe (Romanos 5:1) y no por nuestras obras (Romanos 4:5). Solo la verdadera fe se traduce en obras (Santiago 2), y no en la dirección contraria. Los Católicos Romanos, como cualquier otra persona, necesitan confiar solo en Jesús para el perdón de sus pecados y no en los sacramentos Católicos, no en las palabras de un sacerdote, ni en el papa, ni en María, ni en los santos, ni en las penitencias, ni en las indulgencias, ni en el rosario, etc. Solo Jesús es el camino, la verdad, y la vida (Juan 14:6).

Finalmente, creo que hay verdaderos Cristianos regenerados en la Iglesia Católica Romana. Pero, ellos son verdaderos Cristianos a pesar de la teología oficial de la ICR y a pesar de las ofrendas ritualísticas de esta antigua iglesia en la cual se han inmiscuido tantas manos a través de los siglos, que gradualmente la movieron de la ortodoxia llevándola a la apostasía. Si apostasía. La Iglesia Católica Romana ya no representa a la verdadera Cristiandad.

Solo Jesús salva. Solo Jesús es Señor. Solo el sacrificio de Jesús puede limpiarnos. Solo a través de la fe somos justificados delante de Dios. La Justificación es por fe, y no por lo que hacemos.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. La justificación nos fue merecida por la Pasión de Cristo. Nos es concedida mediante el Bautismo. Nos conforma con la justicia de Dios que nos hace justos. Tiene como finalidad la gloria de Dios y de Cristo y el don de la vida eterna. Es la obra más excelente de la misericordia de Dios. (Catecismo de la Iglesia Católica, par. 2020).
  • 2. En pocas palabras, las doctrinas esenciales son la deidad de Cristo, Su resurrección física, y la justificación por gracia a través de la fe. Relacionados con estos son la Trinidad, el nacimiento virginal, y, por supuesto, el Evangelio mismo. Para más información al respecto, por favor visitar Doctrinas Esenciales del Cristianismo.

 

 

 

 
 
CARM ison