¿Son todas las sanidades de Dios?

Por, Matt Slick

No, no todas las sanidades son de Dios directamente. Podemos tener sanidades naturales que se deben a la forma como Dios diseñó nuestros cuerpos para que se sanen a sí mismos. Podemos tener sanidades debidas a la medicina. Y claro está, están las sanidades que provienen del demonio:

  • Mateo 7:22-23: “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Entonces les protestaré: Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!”.

En esta sección de la Escritura, podemos ver que hubo quienes fueron capaces de echar fuera demonios y realizar milagros, pero no eran cristianos. No existe ninguna razón para excluir sanidades físicas del contexto de echar fuera demonios y realizar milagros. En el Nuevo Testamento podemos ver que algunas sanidades dieron como resultado, echar fuera demonios.

  • Mateo 9:32-33: “Al salir ellos, he aquí le trajeron un mudo endemoniado. 33 Y echado fuera el demonio, el mudo habló, y la multitud, asombrada, exclamó: ¡Nunca se vio cosa igual en Israel!”.
  • Mateo 17:15-18: “y diciendo: Señor, ten compasión de mi hijo, pues es lunático, y padece muchísimo, porque muchas veces cae en el fuego, y muchas veces en el agua; 16 y lo traje a tus discípulos, pero no pudieron sanarlo. 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os soportaré? ¡Traédmelo acá! 18 Y Jesús lo reprendió, y el demonio salió de él, y el muchacho quedó sano desde aquella hora”.

Podemos entonces concluir con seguridad de que algunas sanidades milagrosas pueden tener un origen demoníaco.

Así que, ¿por qué habrían sanaciones que no provienen de Dios, pero parecería que tienen un origen demoníaco? Se deberá a que las fuerzas demoníacas, cuando sanan a alguien podrían ayudar a que esa persona crea en algo falso. Por ejemplo, tomemos un mormón que cree en un dios falso y rogó a su dios por sanación, y esta se produce. Eso sería la actividad demoníaca trabajando con el propósito de un mayor engaño.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison