Tema de debate: ¿Es el bautismo en agua necesario para la salvación?

Por, Matt Slick

El 13 de mayo de 2008, Matt Slick, presidente y fundador de CARM, debatió con el Sr. Roger Perkins acerca de, “¿Es el bautismo en agua necesario para la salvación?”. El Sr. Perkins es un creyente unicitario y antiguo pastor en ese movimiento. Él sostiene la posición de que el bautismo en agua es necesario para la salvación. El Sr. Slick negó tal afirmación y sostuvo que la justificación es sólo por gracia a través de la sola fe, solamente en Cristo.

El Sr. Perkins inició con un discurso de 15 minutos, y el Sr. Slick lo siguió con el texto que presentamos a continuación, el cual leyó palabra por palabra; excepto en algunos lugares donde se aventuró, y por un momento, a salirse del mismo.

_______________________________________________________

El tema de esta noche: “¿Es el bautismo en agua necesario para la salvación?”. Note que cuando decimos “necesario”, queremos decir que no existe ninguna excepción al requisito; de lo contrario, la palabra “necesario” sería inapropiada. Así que, si existe una excepción, si alguien puede ser salvo sin el bautismo, entonces, el bautismo en agua, no sería necesario.

¿Ha probado el Sr. Perkins que el bautismo en agua es una necesidad absoluta? No. Él, puede, efectivamente, citar algunos ejemplos de personas que fueron bautizadas después de que creyeron, pero citar ejemplos no prueba que el bautismo en agua es necesario para ser salvo.

Si podemos encontrar a alguien que haya sido salvo sin haber sido bautizado, entonces, probaríamos que el bautismo no es necesario para la salvación. Y esto, es fácil de hacer, ya que los santos del Antiguo Testamento, que murieron en la fe y con la esperanza del Mesías, y que no fueron bautizados en agua, fueron salvos. Pablo, trae el contexto del Antiguo al Nuevo Testamento:

  • Romanos 4:3: “Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia”.

Pablo se refiere a Abraham al decir que su fe le fue contada por justicia. Debido a que sólo los salvos son justos a los ojos de Dios, la salvación de Abraham (aunque finalmente con referencia al futuro ya que esperaba el sacrificio de Cristo), fue recibida por fe, antes que cualquiera de los rituales fueran instituidos, incluyendo el ritual de la circuncisión.

En Romanos 4:5, nos habla a nosotros al decirnos: “mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”. Note las mismas frases: “…fe le es contada por justicia”. En Romanos 5:1, vuelve a escribir: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Por tanto, la fe es contada por justicia, tanto en la época de Abraham, como en este tiempo y para el futuro. Abraham fue salvo sin un ritual, y así, somos nosotros. No es la fe en un ritual del bautismo en agua lo que justifica a la persona, tampoco fe + el bautismo en agua que nos justifica; de lo contrario, no seríamos justificados por fe, sino por fe + el bautismo de agua o por la fe + un ritual.

El ritual de la circuncisión, es condenado por Pablo en Gálatas 5 porque no tiene parte en la salvación. También condena a los judaizantes por su deseo de participar en un ritual agregándole a la fe de ellos en Cristo.

Un ritual es una ceremonia que es llevada a cabo por una o más personas. La circuncisión involucra dos partes: La persona que lleva a cabo la acción y la que recibe esa acción. De igual manera, el bautismo involucra a dos personas: Quien lo lleva a cabo y quien recibe la acción. En ambos casos se trata de un ritual; son procedimientos religiosos y ambos, son ceremonias religiosas. Mi oponente requiere de un ritual, de una ceremonia para ser salvo.

Al citar a Abraham, he probado que el bautismo no es necesario para la salvación. Pero el Sr. Perkins podría decir que mi aproximación es errónea, y que los santos del Antiguo Testamento estaban bajo una “dispensación” o “requisito” diferente al que tenemos hoy día; y que por lo tanto, no podríamos exigirle que realizaran el bautismo cristiano ya que el mismo, no había sido instituido. Pero si esto es así, entonces, el bautismo en agua no es necesario para la salvación. Es lógica simple.

No obstante, y para continuar nuestro debate, limitamos nuestra discusión a si el bautismo es o no necesario para nosotros hoy día. ¿Necesitamos ser bautizados en agua para poder ser justificados por la fe?

La respuesta es negativa, ya que si este fuera necesario, violaría entonces la enseñanza clara de las Escrituras de que la justificación del pecador, es solo por gracia, a través de la fe. Nunca se dice que somos justificados por la fe y algo más, así sea la Ley, una ceremonia o la sinceridad del corazón.

Ahora, mi oponente ha vuelto a las Escrituras citando varios versículos acerca del bautismo en agua, y dice que las Escrituras enseñan que este es necesario. Pero esto, no ha sido establecido. Él ha deducido que el bautismo es necesario al citar el modelo del mismo, después de creer. De hecho, no existen citas en la Biblia que afirmen que el “bautismo es necesario para la salvación”. No vemos ningún versículo que diga que somos condenados si no somos bautizados, pero sí leemos en las Escrituras que seremos condenados si no creemos.

  • Marcos 16:16: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”.
  • Juan 3:18: “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”.

Si el bautismo es necesario para la salvación entonces, deberíamos encontrar versículos que dijeran, “y aquel que no es bautizado, será condenado”. Pero tal clase de versículos no existen.

Pablo ahora dice que él no fue enviado a bautizar, sino a predicar el evangelio:

  • 1ª Corintios 1:14-17: “Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo, 15 para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre. 16 También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro. 17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo”.

Si el bautismo fuera necesario para la salvación, ¿por qué Pablo está diciendo que él fue escogido y enviado a predicar el evangelio y no a bautizar? ¿Por qué Pablo está diciendo que da gracias a Dios que él no bautizó sino a pocas personas? Pablo es demasiado inteligente como para cometer el error de no bautizar a las personas si estas, equivocadamente afirmarían ser bautizados en su nombre. Sería como si yo dijera: “No voy a predicar la salvación en Cristo por fe porque alguien podría decir que la recibió en el nombre de Matt Slick”. Estoy obligado a predicar el evangelio que salva sin importar o no que alguien, equivocadamente, me señale a mí o a Dios en el proceso. Yo señalaría a Dios; señalaría la justificación por fe en solo Cristo…no la justificación por fe + el bautismo en agua; no la justificación por fe + la circuncisión; no la justificación por fe + el ir a la iglesia; no la justificación por fe + otro ritual humano que le agregaría a la obra terminada de Cristo, y por lo tanto, demeritar la cruz.

Una vez más, Pablo dice que él vino a predicar el evangelio; no a bautizar. De hecho, Pablo nos dice que es el evangelio lo que salva, y el bautismo está excluido de la definición del evangelio:

  • 1ª Corintios 15:1-4: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”.

El bautismo no es mencionado como parte fundamental de lo que nos salva a nosotros.

En Hechos 16:27-34, cuando el carcelero se despertó a causa del terremoto y vio que los prisioneros bajo su cargo no habían escapado le preguntó a Pablo: “… ¿qué debo hacer para ser salvo?” La respuesta fue simple: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”. E inmediatamente, fue bautizado. Note que el apóstol Pablo no dijo que debía creer en el Señor Jesús y ser bautizado para ser salvo. Él dejó el bautismo fuera. Él simplemente dijo: “cree”. Si el bautismo es necesario para la salvación, ¿por qué Pablo lo dejó por fuera?

  • Hechos 10:44-47: “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. 45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. 46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. 47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?”

Estas personas ya eran salvas. El don del Espíritu Santo estaba en los gentiles, y ellos estaban hablando en lenguas. Las lenguas es un don dado sólo a los miembros de la iglesia cristiana como enseña 1ª Corintios 14:1-5. Además, los no creyentes no alaban al verdadero Dios debido a que está es una cuestión espiritual profunda que es extraña a los no salvos.

  • 1ª Corintios 2:14: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”.
  • Romanos 3:10-12: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”.

Por lo tanto, las personas de Hechos 10:44-47 que estaban hablando en lenguas y alabando a Dios ya eran salvos, y lo eran antes de ser bautizados. Esto, simplemente, no es una excepción. Es una realidad.

Otra forma de tratar con el tema del bautismo es con una breve discusión acerca de alguien en el lecho de muerte en un hospital. Y permítanme decirles que he hablado con dos capellanes de hospital que me han afirmado que las conversiones en el lecho de muerte suceden.

Digamos que hay una persona que está muriendo. El capellán llega y le predica el evangelio. Entonces, bajo la convicción de pecado por el Espíritu Santo (Juan 16:8), la persona cree que Jesús murió por su pecados, que fue sepultado y resucitó de entre los muertos de acuerdo a las Escrituras. Pero si esta persona, al recibir a Cristo (Juan 1:12) por fe, arrepintiéndose de sus pecados, confesando con su boca a Jesús como el Señor (Romanos 10:9-10) e invocando Su nombre (1ª Corintios 1:2; Juan 14:14), muere antes que el bautizo en agua le sea administrad, esa persona, ¿es salva o se condena?

Si el bautismo en agua fuera necesario, entonces esa persona estaría condenada, aunque haya creído y recibido por fe a Cristo, y aunque haya creído en Su sacrificio.

Si el Sr. Perkins dice que él no sabe si la persona va al cielo o al infierno, porque Dios es soberano, entonces el bautismo en agua no es necesario; porque si así fuera, él estaría en el infierno.

  • Romanos 4:5: “mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”.
  • Romanos 5:1: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Somos justificados por fe; no por fe + el bautismo o por fe + un ritual humano. La obra de Cristo es suficiente; es completa y fue terminada, y no hay nada que le podamos agregar a esa salvación tan grande. Esta es la razón por la que somos justificados por fe; y esta es la razón por la que el bautismo no necesario para la salvación; de lo contrario sería por obras; no por fe.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison