¿Tenemos la autoridad para comparar la iglesia ortodoxa con las Escrituras?

Por, Matt Slick

¿Tienen los cristianos la capacidad, la autoridad y la obligación para comparar la iglesia ortodoxa con las Escrituras? Claro que sí la tienen. Ningún cristiano deberá aceptar ciegamente lo que alguien le dice, simplemente porque ese grupo o persona afirma tener autoridad de parte de Dios. Estamos obligaos a revisar todas las cosas comparándolas con las Escrituras porque estas, son la Palabra inspirada de Dios (2ª Timoteo 3:16-17). Si no revisamos lo que las personas dicen con respecto a la Palabra de Dios, ¿cómo sabremos si estamos siendo engañados por lo que se nos está enseñando? Sólo porque una iglesia afirme ser antigua y tener la legítima sucesión apostólica, no significa que esto sea cierto. Cualquier grupo que le diga a Ud. que sólo debe creerle porque dice tener la “autoridad” o que es la “iglesia verdadera", esto, deberá examinarse con mucho cuidado.

Los falsos grupos afirman autoridad para interpretar la Escritura sin que nadie se les oponga

Es típico que los grupos que se desvían de las Escrituras, afirmen tener una autoridad exclusiva para interpretar la Palabra de Dios y para establecer una unión de su “iglesia verdadera” con la salvación. Si no lo hicieran, será más difícil para ellos sostener a sus miembros en sus grupos, porque las personas podrían escudriñar la Biblia por sí mismos y no estar de acuerdo con lo que se les esté enseñando. Cuando alguien disuade a las personas para estudiar la Palabra de Dios, y las anima a creer cualquier cosa que enseñe la supuesta autoridad, esto, se vuelve peligroso. Considere las siguientes afirmaciones de grupos no cristianos que enseñan exactamente eso:

  • Los testigos de Jehová:
    • “Sólo esta organización funciona para el propósito de Jehová y Su  alabanza. Para esta organización la sagrada Palabra de Dios, la Biblia, no es un libro sellado” (The Watchtower, 1 de julio de 1973, pág. 402).
    • “Todos necesitamos ayuda para entender la Biblia, y no podemos encontrar la guía escritural fuera del esclavo fiel y discreto de la organización” (The Watchtower, 15 de febrero de 1981).
  • El mormonismo:
    • El 6º presidente de la IJSUD, José F. Smith dijo: "En el momento que un hombre dice que no se someterá a la autoridad constituida de la iglesia, ya se trate de los maestros, el obispado, el sumo consejo, su quórum, o la primera presidencia, y su corazón lo confirme y lo realice, en ese momento se aísla de los privilegios y bendiciones del sacerdocio y la iglesia, y rompe lazos con el pueblo de Dios, ese hombre ignora la autoridad que el Señor ha instituido en su iglesia" (José F. Smith, Teachings of Presidents of the Church: José F. Smith, pág. 365).
  • Catolicismo romano:
    • CIC 85
      • "El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo" (DV 10), es decir, a los obispos en comunión con el sucesor de Pedro, el obispo de Roma.
    • CIC 816
      • "La única Iglesia de Cristo, [...] Nuestro Salvador, después de su resurrección, la entregó a Pedro para que la pastoreara. Le encargó a él y a los demás apóstoles que la extendieran y la gobernaran [...]. Esta Iglesia, constituida y ordenada en este mundo como una sociedad, subsiste en ["subsistit in"] la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él" (LG 8).
    • El decreto sobre Ecumenismo del Concilio Vaticano II explicita: «Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es "auxilio general de salvación", puede alcanzarse la plenitud total de los medios de salvación. Creemos que el Señor confió todos los bienes de la Nueva Alianza a un único Colegio apostólico presidido por Pedro, para constituir un solo cuerpo de Cristo en la tierra, al cual deben incorporarse plenamente los que de algún modo pertenecen ya al Pueblo de Dios» (UR 3).

Tales afirmaciones tan exclusivas a la autoridad y a un privilegio apostólico, es la marca de los cultos no cristianos y a la religión apóstata. Pero esto no significa que todos los grupos que hagan tales afirmaciones sean también falsos. Cada caso debe examinarse individualmente. Sin embargo, cuando un grupo se levanta a sí mismo como la autoridad suprema de la “verdadera iglesia”, que tiene el derecho para interpretar la Escritura, no hay forma entonces de saber si ellos son falsos o verdaderos, a menos que uno mismo examine la autenticidad de su auto proclamación por medio de la Palabra de Dios.

¿Quién tiene la autoridad para interpretar las Escrituras? Los cristianos

  • Juan 11:33-37: “Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, 34 y dijo: ¿Dónde le pusisteis? (Lázaro había muerto: Juan 11:14) Le dijeron: Señor, ven y ve. 35 Jesús lloró. 36 Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba. 37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?”.

¿Necesitamos la autoridad de una iglesia o de aquellos que afirman la sucesión apostólica para interpretar el versículo más corto en la Biblia, “Jesús lloró” (Juan 11:35)? Claro que no. Lo podemos leer por nosotros mismos y entenderlo claramente. ¿Estamos cometiendo pecado por atrevernos a interpretar las palabras? Si la autoridad es necesaria para interpretar la Palabra de Dios, ¿cómo es que podemos entenderla sin esa autoridad? ¿O no podemos simplemente leer lo que este dice? Claro que podemos.

Ahora bien, esto no quiere decir que toda la Escritura pueda ser fácilmente entendida. Existen pasajes que son más difíciles, como Colosenses 2:14 y Romanos 5:18. Pero si somos capaces de entender simples pasajes rápidamente, tiene sentido decir que podemos entender temas más complicados si estudiamos más. Pero todo esto, no significa que ignoremos nuestra iglesia, u otros cristianos, o antiguos concilios, etc. Pero sí significa que tenemos el derecho de poder ir a la Palabra de Dios, mirarla y ver lo que esta nos dice. Si no me cree, considere lo que dice la Biblia:

  • 1ª Juan 2:27: “Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él”.

Si debemos someternos a la autoridad de la iglesia cuando interpretemos las Escrituras, entonces…

¿Apoya la misma Biblia la idea que debemos someternos a la autoridad de la iglesia cuando interpretamos la Palabra de Dios y comparamos enseñanzas de la Escritura? No. De hecho, y más bien, contradice esta idea:

  • Hechos 17:11: “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.
  • Romanos 14:5: “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”.

Si la autoridad de la interpretación bíblica descansa en la iglesia, ¿por qué entonces el escritor de Hechos, declara que los bereanos eran más nobles porque examinaban “las Escrituras para ver si estas cosas eran así”? ¿Por qué simplemente no les dijeron que se sometieran a la autoridad apostólica? Además, si la autoridad y la sumisión a la iglesia ortodoxa son requisitos con relación a las creencias y prácticas, ¿por qué entonces Pablo contradice eso en Romanos 14:5 cuando habla de temas doctrinales y prácticas cuando afirma, “Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”? Note que Pablo nos está diciendo que cada uno tiene el derecho de convencerse y decidir por sí mismo por medio de la Palabra de Dios; esto es, “en su propia mente”. Esto, contradice claramente la idea de que sólo algunas iglesias tienen la “autoridad” para interpretar la Palabra de Dios.

No espero que la iglesia ortodoxa esté de acuerdo con lo que estoy diciendo en este artículo. Sólo pido que el ortodoxo que esté leyendo este artículo mire las Escrituras que he citado, y vea por sí mismo.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison