¿Tengo que creer que Jesús resucitó de entre los muertos?

Sí. Usted necesita creer que Jesús resucitó de entre los muertos. Esta es una de las doctrinas básicas de la fe cristiana. Pablo, en 1ª Corintios 15:14, 17, dice: “14 y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe. 17 y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe es falsa; todavía estáis en vuestros pecados.”

Por lo tanto, y de acuerdo a Pablo, si Ud. no afirma que Jesús resucitó físicamente de los muertos, su fe es vana y Ud. todavía se encuentra en sus delitos y pecados. Sin embargo, algunos pueden preguntar si Jesús resucitó o no con el mismo cuerpo con el que murió. Pero la respuesta es simple: Sí, Jesús resucitó de entre los muertos con el mismo cuerpo con el que murió. A continuación, las Escrituras demuestran que sí resucitó con el mismo cuerpo:

  • Juan 2:19-21: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.”
  • Lucas 24:39: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.”
  • 1ª Corintios 15:42-44: “Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.”

En estos versículos vemos que Jesús profetizó que resucitaría con Su cuerpo físico. Después de la resurrección Él dijo que tenía un cuerpo de carne y huesos, y de acuerdo a Pablo en 1ª Corintios, la resurrección de Jesús fue con el cuerpo con el que murió ya que dice que lo que es sembrado “en corrupción, resucitará en incorrupción”.

La resurrección física de Jesús es una de las doctrinas fundamentales de la fe cristiana y es importante creer que Él resucitó de entre los muertos con Su mismo cuerpo y tal como había profetizado.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison