Teología cristiana postmoderna

Por, Rev. Clay Dobbs

Teología es un término sorprendente en el mundo de hoy. He escuchado incontables reacciones negativas, aun, irascibles al término. Teología es simplemente el estudio de Dios. Muchos responden que odian el término –leyó bien: odian el término– porque es demasiado cercano a la religión controladora, sistemática y organizada. El anuncio más popular es: “¡Escucha hombre: El cristianismo no es una religión, es una relación!”. Sostengo que el cristianismo es ambos (religión y relación) y concepto a ese asunto, en vez de cualquiera de los dos o un concepto afirmado con frecuencia. Los creyentes modernos terminan enredados a una teología más organizada y controladora en comparación a la que afirman despreciar. Permítame explicarlo de la siguiente forma.

Disfruto el programa de TV, “Dinasty Duck”. Con frecuencia, puedo ver a Phil y los hijos matar a un animal, un reptil, un pájaro o un pescado; después, arreglar o aderezar al animal salvaje muerto para terminar comiéndolo formalmente. Uno de los episodios más chistosos fue el de Phil aderezando a un pato, cuando visitó un salón de octavo grado para el día en que se presentan personas para hablar de sus oficios ante los estudiantes. Este acto, es visto como bárbaro, arcaico e incluso inútil en nuestra cultura postmoderna. De alguna manera, puedo entender la inutilidad potencial de tal conducta. De todas formas, yo no soy un amante de la naturaleza. Nunca he cazado, y escasamente he pescado algo. Me divierto usando otros medios; además, en donde vivo, estoy rodeado de todo tipo de tiendas comestibles. Pero es la mentalidad de la comodidad la que permea nuestra cultura lo que esta serie de televisión expone, y al verla se presenta como innovadora; ante todo, para darle gracias a Dios por los alimentos. Hoy en día, preferimos ir a una tienda y comprar nuestra comida que ha sido previamente arreglada o aderezada, cortada y adecuadamente proporcionada. Se nos da la opción de ir a casa a sazonar, cocinar y comer lo que nosotros mismos hemos preparado. Sin embargo, y aún, esto parece ser demasiado para algunos de nosotros o para algunas ocasiones especiales. En realidad, nos encontramos más cómodos yendo a algún lugar a comprar comida ya preparada, que cocinarla para nosotros y después, comerla. Y esto se vuelve especial si el chef al que vamos ha estado en televisión o que hayamos leído acerca de éste en algún blog. Muy raramente nos preocupamos con respecto al lugar de donde viene la comida; si esta fue correctamente procesada, y cómo fue el proceso; simplemente, la consumimos.

Pienso que el problema verdadero que las personas tienen con el término teología y su definición, es la parte del estudio. Hoy día los cristianos no quieren estudiar. Muchos quieren que su cristianismo sea práctico y beneficioso. En su mayoría, al cristiano de hoy, no le interesa saber cómo fue el mensaje elaborado, cuál era el contexto bíblico en el que vivía el escritor, o cómo este se relaciona al carácter global de Dios. Ellos solo quieren que se les dé un mensaje, cómo pensar acerca de este, y cómo hacer que este sea relevante para su vida. Y si llevamos a cabo esto con música que ya conozcamos, y en formatos de tecnología que disfrutemos, entonces, sería mejor. El cristiano postmoderno falla en comprender que esto, crea seguidores religiosos más organizados de lo que ellos afirman querer alejarse. Todos piensan de la misma forma que piensa su líder estrella de rock. Ellos caen completamente en su teología, hasta el punto de cometer idolatría-a-su-líder-roquero. Las personas solo se presentan y consumen.

El cristiano postmoderno no quiere o posiblemente ni aun quiera conocer cómo abrir la Biblia y realizar una investigación profunda con la compañía de recursos estimados. Para el cristiano y predicador postmoderno, el mensaje de Dios es subjetivo y se deja para que sea determinado por cada persona. Esta filosofía ignora el llamado para nosotros de adorar individualmente y creer la verdad objetiva sobre Dios. Dios y Sus normas son iguales para cada uno de nosotros, sin importar si alguna vez lo entendamos totalmente o no. El cristianismo está basado en verdades objetivas, por lo tanto es religión. El cristianismo demanda de uno, conocer personalmente a Jesús, por lo tanto es relación. Los cristianos necesitan aprender a abrir la Biblia, a prepararla, a recopilar los pensamientos lógica y teológicamente, y después, alimentarse de la provisión de Dios.

Si el cristianismo significa ser subjetivo, entonces es poco o nada lo que se necesita para estudiarlo. Podemos hacer nuestra propia versión de cristianismo como mejor nos parezca. Sin embargo, si el cristianismo es objetivo como afirmo que lo es, entonces, estudiarlo es un requisito para todos los cristianos como discípulos. Si usamos un evangelio centrado en nosotros y subjetivo continuaremos haciendo discípulos para nosotros mismos. En los Estados Unidos, el cristianismo estará en marcado descenso en las próximas generaciones con un cristianismo subjetivo, postmoderno. Si usamos el evangelio objetivo de Jesús crearemos verdaderos discípulos de Jesús. Cuando todos los cristianos usen el evangelio objetivo, un avivamiento verdadero podría ser una posibilidad.

  • Colosenses 2:6-8: “Por tanto, de la manera que recibisteis al Señor Jesús, el Mesías, vivid en Él, 7 arraigados y sobreedificados en Él, y consolidados en la fe, como fuisteis enseñados, rebosando en acción de gracias. 8 Mirad que no haya quien os esclavice por medio de filosofías y huecas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según el Mesías”.

NOTA: A menos que se diga lo contrario, las citas bíblicas son tomadas de la Biblia Textual – BTX3 – 3ª Edición (2010).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison