Todo es de Dios – 1ª Parte

Génesis 1:3-5: “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz…5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche.”

Si durante el día observaras el brillo del sol y ese cielo lleno de luz y durante la contemplaras las estrellas, la luna y el firmamento, sin duda pensarías que “sólo un Creador pudo hacer todo esto.

  • Génesis 1:6-8: “Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de la aguas, y separe las aguas de las aguas. 7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. 8 Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.”

Reconoce la mano de Dios en la tierra, sus ríos y mares, quebradas y riachuelos; la belleza y orden del sistema solar, sus galaxias, y sus nebulosas.

Entonces, percibirías la sabiduría, poder y grandeza de Dios; y tu corazón debería elevarse de maravillosa y reverente inclinación ante nuestro Creador; derramando adoración, alabanza, y acción de gracias por todo lo que ha puesto para ti sin olvidar que todo es de Él.

 

 

 

 
 
CARM ison