Todo es de Dios – 2ª Parte

Cierta mañana muy temprano caminaba por un parque y en ese momento se abrían los pétalos de una bella flor, de la cual, desconocía su nombre. Me quedé observándola por un par de segundos y sólo pude deleitarme en la perfección de ese acontecimiento, recordando la Palabra de Dios:

  • Génesis 1:11: “Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.”

¡Conque sabiduría produjo Dios los colores de las flores y los distintos géneros de plantas muchas de las cuales cuentan con propiedades medicinales! Y sigue diciendo Su Palabra:

  • Génesis 1:12: “Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, suya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.”

¿Y qué de los grandes árboles para darnos sombra y aquellos de los cuales son utilizados para obtener artículos para nuestro hogar? Observa y analiza lo siguiente: ¿Cuántos alimentos en tu cena de hoy son sacados de la tierra con todas las propiedades y vitaminas útiles para ti que Él destinó para tu cuerpo? Esa vida vegetal y animal la creó Dios con el fin de que aprovecharas de manera buena cada cosa puesta delante de ti. Dale pues, gracias a Él ahora y todos los días por las bendiciones de Su creación, admirando el diseño del universo que Él creó y le des a Él solo la gloria, sin olvidar, una vez más, que todo es de Él.

 

 

 

 
 
CARM ison