¡Tú puedes escoger!

Caminar como peregrinos en la tierra nos lleva a reconocer que los tiempos son cortos para tantas cosas que quieren hacerse, pero entre tu lista de tantas cosas, habrán algunas que te pueden sacar del camino correcto. Como una actitud desleal, algo inoportuno o envidia en algo. Ojalá que tu respuesta sea siempre, “¡No, para ninguna de estas cosas!

Si es así, te felicito. Vas en el camino correcto. Bien dice la Palabra en Gálatas 6:9-10:

  • “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.”

Andar por el Camino sin conocer esta cita tan necesaria puede hacer que ignores que en todo tiempo, lugar y momento, debemos hacer lo que agrada a Dios y hasta buscar la oportunidad para hacerlo.

Hay personas que por alcanzar algo, se llevan por delante al que sea, lastimándolo. Por ejemplo: Un ascenso en un trabajo, un vecino escandaloso, una amiga que no comparte, etc. Hay tantas circunstancias es la que puedes ofender, dañar o murmurar.

Pero no olvidemos que la Palabra de Dios es clara y verdadera cuando afirma:

  • Efesios 4:32: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

En esta semana rectifica si has ofendido a alguien, pues la voluntad de Dios es que nos apartemos de todo lo que no le agrada a Él, pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.

 

 

 

 
 
CARM ison