Un espíritu misericordioso

La misericordia, es de hecho, un atributo de Dios el cual quiere que como hijos de Él también la practiquemos.

  • Deuteronomio 5:10: “y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.”
  • Romanos 9:15: “Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.”

Dios ha tenido misericordia de cada uno de nosotros sin merecerla. El Señor Jesús, también nos deja enseñanzas de cómo un verdadero hijo de Dios debe tener misericordia. Por lo tanto, el Cristiano debe hacer misericordia:

  • Romanos 12:8: “el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.”

Y deberá hacerse, de acuerdo al ejemplo divino:

  • 1º Samuel 20:14: “Y si yo viviere, harás conmigo misericordia de Jehová, para que no muera,”

¿En qué basa su actitud para tratar a los demás? Si su actitud se basa en lo que ellos merecen, entonces, NO ha entendido al Señor Dios. Si en su corazón menosprecia a su hermano por cualquiera cosa que haya hecho en su pasado o presente. Si desprecia el trabajo que los hermanos llevan a cabo para el Señor juzgando de acuerdo a su corazón, y aun así le sonríe cada vez que lo ve en la congregación, no ha hecho nada para cambiar su antigua naturaleza.

Los cristianos que ejemplifican el carácter de Dios deberán ser: misericordiosos, perdonadores, amorosos, bondadosos, considerados y clementes. Dios espera de Ud. esta actitud.

 

 

 

 
 
CARM ison