Un hombre fue despedido, después de decir que la homosexualidad está mal

Por, Matt Slick

Es acusado de “acoso” aun, cuando la lesbiana fue la que se acercó a él.

A un hombre de Massachusetts lo han despedido de su puesto de ventas de la sucursal Brookstone, localizada en el aeropuerto Logan en Boston, porque supuestamente le dijo a una mujer con el cargo de gerente, que su fe cristiana dice que la homosexualidad está mal.

Peter Vadala fue despedido, y la compañía dice que él violó una política de intolerancia. Pero Vadala informa que su despido llegó porque expresó su punto de vista cristiano sobre la homosexualidad, después que una mujer gerente se le acercó, en horas de trabajo, cuatro veces en forma reiterativa, diciéndole de sus planes de casarse con su compañera lesbiana.

Vadala dijo: “Al comienzo del día, ella me dijo que iba a casarse. ‘Felicitaciones’, le dije a ella, y le pregunté: ‘¿A dónde te va a llevar él, para la luna de miel?’”.

“Ella respondió que su compañero, era ‘ella’”, continuó él. “Así que inmediatamente traté de cambiar de tema”.

“Yo pienso que ella sabía que estaba incomodo hablando de esto”, continuó. “Pero ella, lo mencionó tres veces más durante el día.

“Después de la cuarta vez, ella me contó acerca de su plan de casarse con su compañera. Le dije a ella: ‘Pienso que la homosexualidad es mala cosa’”, dijo Vadala.

“Eso fue todo lo que dije. No fui grosero acerca de esto, y tampoco actúe irrespetuosamente hacia ella”, dijo él. “Todo lo que la mujer me dijo mientras dejaba la tienda fue: ‘Recursos humanos, amigo. Guarda tus opiniones para ti’”.

Vadala dijo, que cuando fue contratado asistió al programa de entrenamiento de la compañía, lo que incluía, el requisito de ver un video.

“En este video, había un hombre homosexual que decía que había escuchado hablar a dos trabajadores. Un hombre, subcontratado para el video, le dice a otro: ‘Si un hombre homosexual me echa los perros, más le vale que tenga cuidado’.

“En el video, el hombre homosexual dijo que estaba ofendido, pero no voy a permitir que se ofenda por un homosexual… Me dijeron que debido a que el matrimonio homosexual, está supuestamente legalizado en Massachusetts, estaba mal que me ofendiera”, dijo Vadala.

Un empleado de recursos humanos de Brookstone, llamó pocos días después del incidente, y Vadala dijo que le había a la persona que llamaba, que él quería resolver la situación.

“Hablé con el empleado de recursos humanos, y que quería resolver esto. Le dije, que por su bien, la situación necesitaba ser resuelta porque esta gerente estaría con clientes, y que es probable que se ofenderían por el tipo de cosas que ella está diciendo”, dijo Vadala.

Pero durante el curso de la conversación, dijo que se le había vuelto claro, que la llamada no era ara resolver el tema.

Fue después de algunos días, que Vadala recibió una carta de despido por parte de Brookstone.

La carta acusaba a Vadala de “acoso” y describió sus comentarios como “inapropiados y poco profesionales”. Aún más, la carta lo acusaba de que él estaba “imponiendo” sus creencias sobre otros.

Vadala dijo que la carta de Brookstone, firmada por Susan McGrath, contenía numerosas falsas acusaciones.

En una copia a disposición de WND, se lee en la carta: “Ud. reconoce entonces que le manifestó a la Sta. (Nombre tachado) que Ud. difería fuertemente con el estilo de vida homosexual de ella, y que (Ud.) cree que esto es malo. Ud. la describe en su declaración, cuando habló conmigo, como ‘pervertida’”.

Pero Vadala dijo, que él no había usado esa palabra.

Aún más, la carta de McGrath afirma que un asociado de ventas, “que estaba trabajando con Ud. en ese momento… proporcionó una declaración escrita indicando que ella no estuvo presente en la conversación… más tarde le dijo a ella que Ud. ‘sabía’ que (ella) se estaba casando con otra mujer, y que Ud. ‘odia a personas como esta’”.

Vadala informa que él tampoco dijo eso.

McGrath rechazó la petición de WND de hacer comentarios sobre la polémica. En cambio, sugirió contactar al departamento legal de Brookstone. Pero este departamento no respondió.

Cuando fue contactada por el despido, Katelyn Woodard, la gerente del almacén dijo: “Ud. necesita hablar con recursos humanos acerca de esto, y si llama nuevamente a este número, voy a presentar cargos por acoso”.

Vadala dice que es claro, que fue despedido por su fe.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison