Ver es Creer

Esta, posiblemente sea una buena declaración cuando se trate de comprar algo nuevo, o mejor aún, algo usado. ¿Cuántas veces, después de escuchar a alguien acerca de una ganga que adquirió declarar por nuestra falta de credibilidad: "Si no lo veo, no lo creo"?

¿Pero sabes algo? Esta es una manera demasiado pobre de vivir una genuina vida cristiana. Para todo aquel que desea vivir de forma que honre a Dios, nuestra declaración debería ser: "No ver, es creer."

  • "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve." (Hebreos 11:1).

Recibir a Cristo como tu Salvador, Señor y Dios, fue un acto de fe en el cual, sin verlo, aceptaste la confiabilidad y la credibilidad de Dios Padre. Pero el ejercicio de la fe no termina en la sola salvación. (Por favor, leer Hebreos 11).

Por fe, entendemos que el universo fue constituido por la Palabra de Dios; por fe, morimos sin recibir lo prometido, pero sabiendo que sí lo recibiremos y lo saludamos, pensando que Dios es poderoso para levantarnos de entre los muertos; por fe, pasamos ante nuestras dificultades como en un mar seco; por fe, caen los muros de las preocupaciones delante de nosotros; por fe, no pereceremos juntamente con los desobedientes; por fe, haremos justicia y taparemos las bocas de nuestros enemigos; por fe, sacaremos fuerzas en medio de nuestras debilidades. Por esto y mucho más, actuamos respondiendo a Sus mandamientos.

¿Cuál es el principio que opera en tu vida? ¿Es la fe? ¿O es el lema: “Ver para creer”? Siempre deberás recordar que:

  • "puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe… autor de eterna salvación para todos los que le obedecen." (Hebreos 12:2; 5:8).

 

 

 

 
 
CARM ison