Yo soy un gran pecador

Nadie es mayor pecador que otro. El amor de Dios y el sacrificio de Jesús son capaces de limpiar el peor pecado de todos. Aún Hitler pudo haber sido salvado si se hubiera vuelto a Cristo. Usted ha pecado tanto como cualquier otro; solo, que sus pecados son suyos. Y estos no son demasiado grandes para que Dios los limpie. El pecado no tiene poder sobre Dios, sólo tiene poder sobre Usted.

Permítame preguntarle lo siguiente: ¿Usted piensa que el asesinato y el adulterio son pecados serios? ¿Si? Bien, David, un hombre en la Biblia el cual fue llamado por Dios “un hombre conforme al corazón de Él” (Hechos 13:22), fue un asesino y un adúltero. Él aún trató de esconder su pecado delante de todos.; pero Dios lo sabía y expuso su pecado. David se arrepintió y se entregó a la misericordia del Señor. Dios lo perdonó y lo continúo amando. Dios lo ama a Usted y lo perdonará si Usted coloca su confianza en Jesús. Pídale a Él que le perdone sus pecados. (Romanos 10:9-10).

 

 

 

 
 
CARM ison